A Miguel Delibes en el día de su segunda muerte

Alejandro 12 marzo, 2010 0

 

miguel delibes

delibes

El día de su segunda muerte el país sensibilizado con las letras y la inmensa legión de sus lectores se sienten conmovidos. La primera acaeció el 21 de mayo de 1998 en la mesa de operaciones de la clínica La Luz, en cuyo quirófano “ entró un hombre inteligente y salió un lerdo, terminé como siempre había imaginado: incapaz de abatir una perdiz roja ni de escribir una cuartilla con profesionalidad».

En el día de su segunda muerte se debería tributar al autor de El Hereje, el que retrató como nadie la intransigencia religiosa que a tanta gente inocente se llevó por delante y que siglos después se mezclaría con otro tipo de intolerancias igualmente proclives a eliminar a los contrarios ideológicos, muchos minutos de silencio como homenaje al que sin duda ha escrito parte de las páginas más brillantes de la Literatura en castellano de todos los tiempos.


En el día de su definitiva segunda muerte se oirá cada vez con más fuerza su voz y su palabra, las que ya se han liberado de las ataduras de un cuerpo maltrecho, y resonarán durante muchos milenios, los que le queden a la especie humana.

Hoy, en el día por fin de su partida, todos los que escriben, los que mal escriben, los torturadores de la lengua notorios y anónimos, debemos dedicar unos minutos de silencio para homenajear a este auténtico aristócrata, a este Príncipe de las Letras, del que nos sentimos todos orgullosos.

Por último, algunas de sus reflexiones:

“La terrible relación de la vida con la muerte nos viene dada desde que nacemos”
“Yo creo que la pérdida es uno de los móviles del escritor”
“He sido fiel a un periódico, a una novia, a unos amigos, a todo con lo que me he sentido bien, a mi pasión periodística, a la caza”
“Entre la izquierda y la derecha jodieron España. Entre todos la mataron y ella solo se murió”
“No lloro. Me aguanto pero lo siento, tengo un sentimiento hondo pero sin llegar a la lágrima”
“Siempre he dicho que soy un hombre sencillo que escribe sencillamente”