“La expropiación de YPF no es un ataque a España” (Alberto Garzón)

Alejandro 16 abril, 2012 3

alberto garzón

 Es bueno para el contribuyente español, cada vez con sus derechos ciudadanos más adelgazados, cada vez más dependiente de la tiranía de los mercados – la especulación pura y dura- conocer las cosas desde distintos puntos de vista, así la expropiación de YPF por parte del gobierno argentino es considerada por el gobierno español como una “decisión hostil”, de manera que ha anunciado medidas «claras y contundentes» en los próximos días, así como que se pida por vía de urgencia la discusión de esta medida en el pleno que tiene lugar en Estrasburgo». Esta es la postura oficial de España en la que se cree va a ser apoyada por el primer partido de la oposición.

En España está casi todo el mundo indignado por esta decisión de Cristina Fernández de Kirchner sobre todo porque en las diferentes tertulias se ha hablado de que Repsol ha invertido en las prospecciones petrolíferas más de 13.000 millones de euros.

Casi todo el mundo porque, según leemos en “Público”,  el portavoz económico de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y diputado de IU por Málaga, Alberto Garzón, ha afirmado  que «Repsol no es técnicamente una empresa española», pues más del 50% de la multinacional es propiedad del capital extranjero, y además «proporciona beneficios a la economía española que podrían considerarse nimios, ya que en nuestro país solo declara el 25% de sus beneficios totales.


Por todo ello IU considera que la expropiación de YPF no es un «ataque a España» pues Repsol es una entidad privada «de distintas nacionalidades» y cree «una vergüenza» que el Gobierno español haya salido en defensa de la compañía petrolera, por tanto en este conflicto «no están enfrentados los intereses de dos naciones distintas, sino los intereses nacionales de Argentina y los intereses económicos de sujetos privados de distintas nacionalidades -y entre ellas, en menor grado, españoles-«

 

En el blog de extraño nombre, “Pijus economicus”,  su página personal, Alberto Garzón Espinosa, sostiene, basándose en las afirmaciones anteriores, que “es una falacia considerar esta medida económica como un ataque a España: es una compra legal, que en todo caso podría estar minusvalorada, y que afecta a los intereses de unos sujetos económicos -grandes empresas y bancos- que no comparten beneficios con el resto de la sociedad»”la expropiación no es la guerra de los trabajadores españoles y por ello es una vergüenza que el gobierno español salga en defensa de los intereses de las grandes empresas españolas que poseen un capital minoritario de Repsol, en perjuicio de los intereses nacionales de un país soberano como Argentina». «Más aún cuando mientras eso ocurre el gobierno está efectuando políticas de recortes que hacen recaer el peso de la crisis sobre la población española más desfavorecida»

“Lo que debería hacer el PP, en vez de proteger los intereses de los más ricos es replantearse su política económica y reflexionar acerca de si no es mejor opción de política económica imitar a Argentina y proceder a la recuperación de determinados instrumentos políticos: Instrumentos que deberían ponerse al servicio de los españoles en su conjunto, y no de unos pocos adinerados con capacidad para especular en distintos mercados financieros -entre ellos el de acciones».

Si tuviese razón en algo este joven comunista, supongo que los demás deberíamos sentirnos también algo más aliviados.