El Frente Popular Andaluz

Alejandro 4 mayo, 2012 2

parlamneto andaluz

 

 También  denominan al nuevo Gobierno en Andalucía, salido de una mayoría absoluta de votantes de los partidos que están a la izquierda del PP – unos 2 millones- como “coalición social-comunista, sabedores, desde luego, del tufo que adquirieron esos dos términos, ahora unidos para la descalificación, entre los que vivieron casi completos los años de la Oprobiosa, en que tanto Carrillo como La Pasionaria eran en aquellos tiempos seres infernales, no carentes de los preceptivos rabos y cuernos. En general  ningún respeto para los votantes que han hecho esa elección.



Fíjense cómo estará ahora la ultraderecha ante la entrada en el gobierno andaluz, con sus carteras y todo, de aquellos comunistas, descendientes de los chekistas… como no cesa de decir Losantos. Lo que extraña de esto es que seres tan simpáticos, como Carlos Herrera, se haya tomado tan mal ese indecoroso contubernio que lo va a gobernar a él, andaluz de nacencia y, seguramente empadronado en Sevilla, que lo lleva decir en su ABC, y desde el cabreo  del que hace gala en la radio

“Desde hoy se perpetúa un régimen en el que la corrupción, el amiguismo y los nichos subvencionados han sido pan nuestro de cada día. Por si fuera poco, el papel de guardia mora se le reserva a una formación, Izquierda Unida, que ha presentado a la población un programa que parece entresacado del más severo de los museos de los horrores”

Está haciendo Charles Herrera demasiados méritos para ingresar en el anexo que ya está escribiendo Izquierdo de los “Jinetes del Apocalipsis”. Pero quien se lleva la palma es Carlos Dávila, director de La Gaceta, a la que previsiblemente le quedan pocos días al enfrentarse a un masivo despido de redactores, que ve así el experimento andaluz:

“Esta experiencia andaluza va a ser, con certeza, un polvorín donde el fuego lo pondrán unos comunistas menos moderados que el propio Stalin y la mano (me refiero a la de jurar, hombre) la cuadrarán Griñán y su cuadrilla de incapaces y saltimbanquis, que tienen a Andalucía en niveles oprobiosos de desarrollo. El Frente Popular se estrena y lo más probable es que su única ocupación será repartirse diezmos y primicias. Y eso sí: asesinar políticamente a la derecha”.

El humor lo pone el excatedrático Agapito Maestre:

“El último y patético ejemplo lo dio ayer el señor Valderas, el jefe de IU, en Andalucía, y socio de gobierno de Griñán, quien ha dicho que no respetará la política de ajustes propuestas por el propio gobierno del que él formará parte nada más que ‘por imperativo legal’. Estas declaraciones sólo admiten dos interpretaciones o son de un loco, que necesita internamiento clínico de inmediato, o son de un revolucionario, que quiere aún más poder para llevar a cabo el desmantelamiento de las instituciones democráticas”. “Tiendo a pensar que van por la segunda opción”. “Es obvio que IU no sólo quiere hacer oposición al gobierno de España desde el mesogobierno de Andalucía, sino que trata de subvertir el orden institucional de la democracia y, por eso, mantiene esa sandez revolucionaria tan agresiva y amenazadora como ridícula y torpe. Todo es salvaje (…) Sospecho que el mesogobierno de la coalición PSOE-IU, en Andalucía, será todo un laboratorio político, un experimento totalitario, para desmontar la democracia española”

Y La Razón, la del gobierno social-comunista andaluz, que nos advierte:

“El discurso de investidura de Griñán confirmó ayer lo que se sospechaba: el Gobierno socialcomunista de Andalucía será un problema para la credibilidad de la economía y la imagen del país. Tras 30 años de socialismo y con 1,3 millones de parados, el plan de Griñán contra el desempleo pasa por un Plan E enfocado a trabajos en el monte y en la rehabilitación de viviendas. Para él, la reducción del gasto público y atender en exceso al déficit es un error. Más de lo mismo, demagogia y ruina.  ruina. El Gobierno tiene instrumentos para minimizar el daño y debe utilizarlos” Intervención, ya, es lo que parece solicitar  Marhuenda, de momento.