Enrique de Diego:»La cabeza del 23-F estaba en la Zarzuela»

Alejandro 21 enero, 2011 0

Imagen de previsualización de YouTube

enrique de diego

Nunca la monarquía había pasado por horas tan bajas ni había sido tan discutida desde que el Dictador la instaurara en 1975 y el flamante Rey fuese denominado por las extremas derecha e izquierdas como Juan Carlos I el Breve. Una vez que fue  englobada en el sistema constitucional parecía que cada vez iba cogiendo más prestigio e incluso los republicanos confesos se consideraban juancarlistas debido a los buenos oficios del Rey dentro y fuera de las fronteras y sobre todo a raíz del Golpe del 23-F que fue parado por él, algo que ahora se le está discutiendo y señalándolo incluso como instigador.

Hace solo unos meses  Esquerra Republicana definía a la Monarquía como una «institución corrupta en sus funciones e históricamente doblemente corrupta así como absolutamente desfasada en la historia» y preguntaba ante el Pleno del Congreso  ¿de dónde sale la fortuna de 1.790 millones de euros que según la revista Forbes acumula Juan Carlos de Borbón?


Y ahora Enrique de Diego, presentador de ‘A Fondo’ publica un libro “La Monarquía inútil” considerado por él mismo como un ataque directo al núcleo del mal: ‘el borbonismo”

El leit motiv del ensayo es demostrar que la idea de que haya una persona que encarne la unidad de la nación ,en este caso el Rey, es falsa además de que, al estar en la etapa final de se reinado, haya que hacerse una balance que ya el autor anticipa que ha sido nefasto :

«Durante 4 décadas los españoles han sido absolutamente abrumados con la propaganda monárquica que presentaba al Rey como motor del cambio. (…) Un modelo de Estado que estamos pagando muy caro.»

Como se dijo al principio para muchos el golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 fue el punto más importante para la legitimación del reinado de Juan Carlos en cambio Enrique de Diego cree que fue concebido por el propio Rey –estaban muy frescas las humillaciones a que fueron sometidos los Reyes en Gernika y en pleno auge el terrorismo de ETA-:

“»El 23-F no se puede llevar a cabo sin el conocimiento del Rey. (…) No se toma Zarzuela, ni hubo algún plan al respecto porque allí estaba la cabeza del golpe.»