Las mil frases más feroces de la derecha cavernaria

Alfonso Valencia 1 noviembre, 2011 2

libro de las mil frases

 


Así describe Ian Gibson el libro:

“Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna” de José María Izquierdo, es una antología de las hediondas emanaciones de los medios troglodíticos a lo largo de la legislatura que se acaba produce ganas de vomitar y casi de desesperar.

El libro se estructura en doce apartados, cada uno dedicado a una de las obsesiones clave de Albiac, Vidal, Jiménez Losantos, Burgos, Tertsch, Moa, Anson, Ussía, Prada, Sánchez Dragó, Juaristi, Pedro J., Dávila y demás correligionarios. Su obsesión número uno, claro, es Zapatero. Luego vienen Rubalcaba y el PSOE en general, la Sagrada Unidad de la Patria, el aborto, tiorras y gays, Atocha, ETA… Jamás he visto tanta mezquindad reunida en un solo libro, tanta inmundicia fecal lanzada contra los demás por quienes son, ellos mismos, la representación de lo más bajo y alcantarillesco”

Este libro, una radiografía de la invectiva y del sectarismo, contiene mil párrafos publicados en El Mundo, Abc, La Razón y La Gaceta o pronunciados en emisoras de radio y televisión.  Es “una  visión denigrante del que no piensa igual, lleno de juicios llenos de simplicidad, inexactitudes, exageraciones, insultos, falsedades… Colección de frases que siembran el odio y dificultan la convivencia o provocan la emulación, como Gran Hermano entre los jóvenes o El Gato al agua, de IntereconomíaTV, en la población en general en que todos los días se llama al presidente del Gobierno “canalla y pederasta” (José Mª Izquierdo, el autor)

Los productores de tanta infamias, calumnias y bajezas forman una nómina no muy extensa pero en la que muchos quieren entrar y hacen méritos a diario, pero, claro, les falta la nombradía de sus modelos.

Fíjense cómo trata, con qué finura y estilo, Jiménez Losantos al candidato a la presidencia del Gobierno Rubalcaba, como si él mismo fuese un Adonis o mejor persona:

«Ese artista alopécico y maligno que es como el personaje que aparece en la carátula de Anís del Mono, que es un orangutancillo simpático que tiene cara se supone de Darwin. Lo que pasa es que les salió flaco, les salió Rubalcaba. Vean ustedes Anís del Mono y díganme si no es Rubalcaba, que es el diablo».

O el exGrapo Pío Moa en su blog de Libertad Digital a la señora Pajín mientras no se demuestre lo contrario:

“A mí, la Pajín me parece muy fea, con cierta similitud a un cerdito, a pesar de lo mucho que cuida su ‘imagen”

La Razón no es manca. Decía justo hace un año:

“La Junta de Andalucía convierte a Sevilla en la capital del aborto y la eutanasia”

Pero lo preferidos de la prensa cavernaria son Zapatero y Rubalcaba:

Zapatero,  “el presidente compresa es la mayor calamidad que ha tenido España, sólo verle provoca una insoportable mezcla de náusea y repugnancia. Ha vendido literalmente a nuestros hijos”. “Quienes lo conocen bien  aseguran que el resentimiento es el rasgo constitutivo de su carácter… Bajo su fachada afable, esconde unos sótanos de bilis retenida que dan pavor”. Ha sido calificado de  “canalla iluminado”, “energúmeno perturbado”, “personaje iluminado, carente de sentido común, de cordura y de principios”, o “ser amoral, inepto y, además, cobarde”.

¿Y Rubalcaba? “Es malo, malísimo”, “uno malvado de verdad,  guante de percal en mano de trilita o de titadyne, el explosivo del 11-M”… Es un ser Represor, Rastrero, Renegado, Rencoroso, Ridículo, Repulsivo, Ruin, Rufianesco, Reptil, Retorcido, Repugnante, Remalababa”  “No sólo es que es viejo, feo y calvo… es que, además, es un tío malage, con mala follá”. “En fin, sólo hay una cosa peor que Zapatero y es Rubalcaba”