Profanación laicista de una capilla universitaria

Alejandro 13 marzo, 2011 2

capilla

“El mal gusto y la depravación se han instalado en la Universidad Complutense. Ayer, hacia la una de la tarde, un numeroso grupo de chicos y chicas entró en la capilla del campus de Somosaguas y tras leer en voz alta sus críticas hacia la Iglesia Católica y proferir insultos contra el clero, varias de las jóvenes, rodeando el altar, se desnudaron de cintura para arriba entre los aplausos y vítores del resto de los gamberros. El capellán intentó que desistieran de su empeño y dejasen de molestar. Inútil. Llegó incluso a ser zarandeado por los energúmenos. Una alumna que estaba rezando cuenta que dos de las gamberras, ya sin ropa hicieron alarde de su tendencia homosexual. Otros de los agredidos verbalmente han puesto en duda que los exhibicionistas hubieran hecho lo mismo en una mezquita iraní o pakistaní”

Este es más o menos el relato de unos hechos cuyos protagonistas asumen menos ser los autores de las tremebundas y amenazantes pintadas en la fachada de la capilla, tales como «Arderéis como en el 36″.

Este lamentable  hecho que es un síntoma de cómo han cambiado las cosas en España, por lo menos en algunos sectores, ha dado pie para que de nuevo resuenen las trompetas apocalípticas anunciando nuevos “zarpazos anticlericales en la España de Zapatero” haciendo un recuento de los mismos y remitiéndonos al vivido durante la Segunda República y que ya recordó Benedicto XVI en pleno vuelo a los periodistas:

El más conocido fue el cierre temporal de la capilla de la Universidad de Barcelona por la falta de seguridad. Agentes de seguridad tuvieron que escoltar a los estudiantes a una misa tras varias semanas provocando altercados.


En la Autónoma el cardenal Rouco Varela se vio obligado asuspender una conferencia por las amenazas que había recibido por parte de estos radicales.

Posteriormente, el objetivo de estos laicistas radicales fue pedir el cierre de la capilla de la Facultad de Historia y de Derecho.
.
Esta trama diabólica – vivimos en un Estado aconfesional- también se ha visto reflejada en la retirada de crucifijos de los edificios públicos .En algunos centros se ha retirado el crucifijo por la petición de un solo padre, pese a la oposición del resto del colegio. Y mientras tanto, un alumno musulmán denunciaba a su profesor por hablar de jamón en clase.

También el Valle de los Caídos se cerró el culto religioso aunque después fue reabierto por la presión popular. Para colmo y según LD esta semana Zapatero se mofaba de Dios para atacar a Mariano Rajoy mientras su Gobierno se negaba, y se niega, a defender a las minorías cristianas en una resolución de la Unión Europea.

La percepción general, sin embargo, es  de que la Iglesia católica sigue estando fuertemente implantada en España que sigue siendo mayoritariamente católica y de la que requiere sus servicios desde la cuna a la sepultura. Por ello el Gobierno de la nación tiene firmado un Concordato con la Santa Sede que le otorga una serie de privilegios denunciados por algunos que al parecer ignoran todo lo que la Iglesia reporta a la sociedad española y es por lo que la Conferencia Episcopal  considera que España le debe dinero. Cuando menos, una cantidad que oscila entre los 20.000 y los 50.000 millones de euros al año. La Iglesia católica considera que le ahorra esa cantidad al Estado en virtud de su labor en sus 6.022 colegios concertados, sus 3.070 monumentos históricos, su millón de cofrades, los 60.000 voluntarios de Cáritas, sus 86 hospitales, 858 casas para ancianos y minusválidos, 236 guarderías, 707 centros para refugiados hasta por el Camino de Santiago.