A los negacionistas de la Huelga General

Alejandro 30 marzo, 2012 0

manifestacion despues de la huelga

cartel de la huelga general


 ¿A quién beneficia quitarle importancia, minusvalorar la asistencia a la Huelga General?  O mostrarse tan cicateros con las cifras de los que posteriormente acudieron a las manifestaciones. ¿Qui prodest esta vesania hacia los líderes sindicales, los nuevos satanás,  que en vez de rabo portan falsos rolex o hacen cruceros sociales al Báltico e incluso invitan a consumir cañas de cerveza, un lujo al alcance de muy pocos, después de las manifestaciones?
¿Porqué esa inquina, ese odio visceral –Fede Losantos llegó incluso a aconsejar que se atropellaran piquetes (está grabado)- hacia ese ejercicio  de libertad de los trabajadores por parte un sector de la prensa, al que todos los días hay que referirse por su sospechosa beligerancia, en el que están incluidos el Tea Party a la española al que la caspa le sale por las orejas?

Sector de la prensa, virtual, escrita, radiada o televisada que transforma la realidad según sus oscuros intereses, convirtiendo en éxito el fracaso electoral del PP en Asturias y Andalucía o negando la importancia de la Huelga General y Manifestaciones de ayer.

Excepto los titulares de algunos periódicos, considerados de izquierda, –El Periódico: ‘La calle aprieta,. Rajoy no para’. El País: ‘Los sindicatos amenazan a Rajoy con un «conflicto social creciente» o Público: ‘La calle presiona a Rajoy’ , otros,  entre los que se encuentran antaño prestigiosas cabeceras, lanzan proclamas de este jaez por parte de sus afamados y apocalípticos cornetas:

Hermann Tertsch: (ABC)“Había ayer mucha gente en la manifestación convocada por los sindicatos. Por supuesto que no los que dicen, pero eso da lo mismo. Después de lo escuchado estos días entre mentiras y baladronadas, pero ante todo amenazas, poco de lo que estos sindicatos digan importa mucho ya”.

“El fracaso de la huelga de ayer es el previsible principio de su final como organizaciones con pretensión de influencia política (…) Es lógico que intenten mantenerlo en pie con amenazas, con manifestaciones y desórdenes. Pero eso no cambiará en absoluto su suerte. Que está echada (…) Por si cabía alguna duda, la conducta de sus líderes, incluidos los dos santones Toxo y Méndez, ha dejado claro que son personajes que la España moderna ha de dejar atrás cuanto antes. Por sus limitaciones, sus simplezas, su demagogia y su profunda hipocresía. Y también hay que decirlo, por su vocación totalitaria. Porque sus pretensiones de tumbar las decisiones políticas del Gobierno tienen la arrogancia de un pronunciamiento cuartelero. Y ayer en Sol la pareja de caudillos autoproclamados volvió a sus excesos, con baladronadas paragolpistas (…) Pero hace mucho tiempo que el mundo no hace caso a gente como Toxo y Mendez y su tropa de aparatchiks, mitad Lenin, mitad Soprano”.

Federico Jiménez Losantos: (El Mundo) “La banda de la porra zurda intentó impedir el derecho al trabajo de los que todavía lo tienen, y lo hicieron con sus armas de siempre: matonismo, violencia, chulería y desprecio a los que pagan sus sueldos de liberados sindicales. Fracasaron. Los trabajadores no apoyaron el golpismo piquetero contra un Gobierno que hoy cumple 100 días y que tiene el respaldo de la mayoría absoluta de los electores para arreglar el desastre económico del Gobierno del PSOE, apoyado por IU. UGT y CCOO”.

Alfonso Merlos, La Razón:: “Reclamar un ejercicio de autocrítica a los sindicatos es pedirle peras al olmo. Pero su batacazo ha sido sonoro e indisimulado. Tanto, como la patética y antipatriota labor de obstrucción que se han cegado en perpetrar; aun a costa de hacer el ridículo, de insultar a los parados y de quedar retratados, esperpénticamente, como los derrotados protagonistas de un patético, tóxico y fallido sabotaje”.

Fanjul , en Libertad Digital:  “Rajoy (…) se permite el lujo de desdeñar y auspiciar una RTVE en manos de los talibanes socialistas urdiendo marranadas noche y día contra él y contra nosotros”.  “¿Qué pasará si –como va a pasar– la matonería sindical se apropia de las calles (como ya han hecho), la Junta de Andalucía sabotea las reformas económicas y los separatistas catalanes y vascos se lanzan, en los próximos dos años, a la yugular del Estado, tras haberse ciscado sobre la Nación?

Carlos Dávila: “Ya se acabó el sarao. Estos sindicatos, sólo eficaces en la algarabía violenta y en la intimidación, únicamente pararon los centros industriales donde sus piquetes barreneros actúan como un ejército selvático. Las calles donde no aparecieron los liberados (por cierto, los únicos huelguistas que cobraron su día) estuvieron ayer como a diario, es decir, pobladas de gente que si no entró en los comercios, abiertos todos, fue porque no tiene un euro en el bolsillo. Se acabó el sarao, pero el Gobierno debe tomar la iniciativa inmediata de quitarles todas las subvenciones, directas o encubiertas. Que se las apañen solos. Y otra cosa: ni el relojero Méndez ni el crucerista Toxo nos asustan; sus insultos, sus amenazas, sus babas en forma de escupitajos los califican”.

José Antonio Roca: “La huelga general convocada para hoy por las centrales sindicales mayoritarias CC OO y UGT contra la reforma laboral es una farsa, una burda mentira de unos sindicatos que lo único que buscan con esta charlotada es perpetuar el statu quo sindical”

Emilio Campmany: “La huelga general no es un instrumento para obtener mejoras laborales, sino una herramienta revolucionaria. En ella, la violencia es intrínseca porque su fin es obligar al Gobierno de turno a hacer lo que no quiere hacer. En consecuencia, en una democracia con reconocido derecho de manifestación, debería ser ilegal”.