A propósito de Luis el Cabrón

Alejandro 17 enero, 2013 1

El 16 de julio de 2009 posteábamos Ignacio Camacho: Se busca a Luis el Cabrón, denominación que no nos hubiéramos atrevido a adjudicar a nadie, y menos a un senador del Reino, a Luis Bárcenas. Fue el prestigioso periodista de ABC, diario junto a La Razón, reducto de los valores más puros de la civilización occidental, el que barajó este ofensivo apelativo en su artículo “Se busca a Luís el Cabrón” aunque tampoco sea él el autor: el nombre de “Luis el Cabrón” no se lo ha inventado Ignacio Camacho, sino que aparece en la doble contabilidad de la Gürtel y que, según apunta la investigación que hizo el juez Garzón, podría tratarse del tesorero del PP, Luis Bárcenas:

“Los marianistas están que no duermen, presos de una obsesión conspirativa, y en la vigilia brumosa del insomnio se les aparece, con el perfil inquietante y sombrío de un aguafuerte goyesco, el difuso fantasma de Luis el Cabrón. Así llamaban los corruptos de la Gürtel, en las notas de su pringosa contabilidad paralela, a uno de los recipiendarios de dinero sospechoso, a quien el juez Garzón adjudicó en el «dramatis personae» del sumario la identidad civil de Luis Bárcenas”

Varios años después el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, que investiga el caso Gürtel, ha encontrado dos cuentas corrientes en un banco de Nueva York donde Luis Bárcenas habría transferido 2,5 millones de euros. Este dinero forma parte los 22 millones que el político llegó a acumular en entidades suizas entre los años 2005 y 2009 durante su etapa como gerente, primero, y más tarde tesorero del PP aunque el juez sospecha que el también ex senador popular oculta una fortuna mucho mayor en el país helvético. En resumen, Luis Bárcenas escondía 22 millones de euros en cuentas secretas en Suiza siendo tesorero del PP (ahora sí es extesorero, antes no)


La tostá, pues, ya está al descubierto, por mucho que ahora digan en el PP que Bárcenas ya no es de los suyos  o que lo “echaron” en su momento,  por mucho que antes hubiera sido defendido a capa y espada por Rajoy en 2009 :”el futuro del señor Bárcenas está como el de todos”, vaya a saber usted dónde está el futuro del señor Bárcenas”, “Nadie podrá probar que Bárcenas no es inocente” (desde luego las hemerotecas, filmotecas y videotecas están haciendo auténticos estragos en Mariano), o por el hoy vicesecretario del partido, Javier Arenas (“Seguro que Bárcenas demostrará su inocencia”), pero como hoy dice Arsenio Escolar, es que “estaban todos” en la defensa de su tesorero:

“El 11 de febrero de 2009, poco después de que el juez Baltasar Garzón destapara la trama Gürtel,Rajoy compareció ante la prensa en la sede central del PP, rodeado de todas las estrellas del partido -Soraya Sáenz de Santamaría, Cospedal, Arenas, Trillo, González Pons, Esperanza Aguirre, Gallardón, Botella, Camps, Rudí, Barberá… sólo faltaba Aznar, aquel que decía que el PP era un partido “incompatible” con la corrupción- para arremeter contra los que investigaban -el juez, el fiscal, los policías…- y decir dos frases lapidarias: “No es una trama del PP, sino contra el PP”. “El sumario que está instruyendo el magistrado es una causa general contra el PP”.

En resumen, la gente de la calle y los parados, que indefectiblemente alcanzarán pronto la escalofriante cifra de 6.000. 000 millones están horrorizados de cómo se manejan estas grandes sumas en el país en unos tiempos es que millones de personas están literalmente por debajo del umbral de la pobreza, algo de lo que los medios informan puntualmente, lo que no es óbice para que después los partidos politicos, que son nidos de corruptos,  vuelvan a ser votados.