Carnaval

Alfonso Valencia 22 Febrero, 2017 0

 

Estamos en tiempos de carnaval según nos dicen las hojas del calendario y las emisoras de radio y televisión, en particular la andaluza que se ha vuelto monográfica del carnaval en estos últimos días del de Cádiz al que hay que reconocerle su primacía porque sin duda Cádiz es la ciudad de la gracia y detrás todas las demás. Y como hay que especializarse, algunos solo vemos la emisión de estos carnavales con las debidas pausas de algún partido de fútbol que otro. Tengo noticias de que el de Campillos va también viento en popa aunque solo hemos podido ir comprobándolo esporádicamente, sobre todo en las actuaciones en la Cruz Blanca. Carnaval solo diurno pues al nocturno cada vez resulta más caro asistir: calentar una casa en Campillos cuesta un buen puñado de euros, los mismos que año a año, mes a mes, nos están detrayendo los gobernantes de turno por aquello de cuadrar las cuentas y de la insostenibilidad de las actuales pensiones. No obstante pongamos al frío buena cara y humor y ofrezcamos este asunto para el repertorio de las murgas, comparsas, cuartetos y coros.

Como no soy testigo del carnaval del presente podríamos hablar algo del pasado, del presenciado en los años 40 y 50, y si hemos de retroceder más en el tiempo ya tendríamos que recurrir a lo que dejó escrito nuestro paisano Jesús Luna en su Anedoctario de Campillos.

En esos años en que la guerra civil estaba aún muy reciente, el carnaval estaba prohibido por el General asesorado seguramente por los que vigilaban la moral pública y que no nos fuésemos de la lengua. Solo recuerdo la rotura de cascarones llenos de papelillos de colores en las cabezas que se ponían al alcance de los osados. Esto se escenificaba en la calle y, dentro de la algarabía y bullicio generales, en el antiguo cine * -ya me vendrá su nombre a la memoria- situado en la puerta Teba y que constaba de patio de butacas y gallinero. A eso se reducía todo: ni desfile de disfraces ni humor encauzado a través de los grupos actuales. En lo carnavalesco y en aquella época si se podía decir que cualquier tiempo pasado fue mejor.

 

  • Apolo