Caso Marta del Castillo: La declaración de Rocío supone una prueba contra El Cuco, Samuel y Javier

Alfonso Valencia 14 marzo, 2009 10


Rocio, la novia de miguel

Rocío, 14 años, ha comparecido como testigo durante dos horas ante el juez que investiga la desaparición de Marta y ha incurrido en varias contradicciones con respecto a sus propias manifestaciones anteriores y con otros testigos y ha ratificado lo dicho el lunes a la policía en que desmentía lo dicho en comparecencias anteriores de no saber la implicación de su novio en la muerte de Marta.

Ha manifestado al juez que Miguel le confesó el crimen a la mañana siguiente, cuando volvió de trabajar, y que dejó la ropa que usó aquella noche metida en la bañera y mojada- la abuela sin embargo dijo que estaba seca-. Afirmó que le vio preocupado por las noticias que aparecían en televisión sobre la desaparición de Marta y el joven acabó confesando la muerte.

Tras regresar a casa el sábado, Miguel se acostó y no salió en toda la noche, y ha precisado que la hipótesis de que pudo salir por la ventana sin que ella se enterase se la planteó la Policía y ella se limitó a darla como posible. Preguntada por el juez sobre su decisión de contar ahora la verdad, ha manifestado que “no podía soportar la tensión” de haber dicho una mentira.

El nuevo testimonio de la joven supone una prueba contra El Cuco, Samuel y Javier, ya que incrimina a los tres: ha afirmado que Miguel C.D., de 19 años, le confesó a la mañana siguiente que había matado a Marta en una discusión, el pasado 24 de enero, y que luego sus amigos Samuel y Javier, le ayudaron a tirar el cuerpo al Guadalquivir, pese a que estos mantienen su inocencia –los dos primeros tras negar su declaración inicial-, aunque fuentes del caso apuntaban ayer que la menor incurre en contradicciones, como las horas en las que Miguel recibió llamadas al móvil y el hecho de que su abuela dice que la ropa del joven estaba seca y no mojada.

En cuanto al cambio de versión de Rocío, la Fiscalía de Menores ya tiene en su poder el atestado de la Policía pero aún no ha decidido si la llamará a declarar porque haber conocido la implicación de Miguel no supone un delito de encubrimiento. Además la Fiscalía no puede imputar ningún hecho delictivo a la novia de Miguel Carcaño, el asesino confeso de Marta del Castillo, porque un cambio legal introducido en el Código Penal vigente impide sancionar a nadie por no haber informado a la Policía de un hecho delictivo que conociera.

La conducta de la joven, que ayer ratificó ante el juez que su novio le confesó la autoría del crimen un día después de que se cometiera, no puede encuadrarse en los delitos de omisión del deber de impedir delitos o promover su persecución, de encubrimiento o de falso testimonio.