El maltrato animal

Alejandro 10 enero, 2013 1

En esta ocasión no mencionamos al toro a cuyo maltrato ya nos hemos referido en varias ocasiones (Los toros españoles temen la llegada del verano (3)), y no solo el que sufren en los cosos taurinos ( El Toro de la Vega: alanceando que es gerundio), sino al caballo,  a raíz de la noticia que nos llega de Mallorca en la que se describe cómo el dueño de un potro de  lo golpea repetidamente como castigo por quedar en sexto lugar en una carrera, algo que provoca su muerte por desnucamiento en los movimientos que hace el animal para zafarse de la paliza. L[Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE] ha movido a la asociación AnimaNaturalis a presentar una denuncia [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE] (Seprona) dela Guardia Civil, en la que solicitan que sea acusado de delito por maltrato animal el propietario del caballo muerto de forma violenta tras participar en una carrera en el hipódromo de Manacor.


Para AnimaNaturalis la muerte de Sorky das Pont es un ejemplo de la «indignante violencia» a la que son sometidos los animales utilizados en espectáculos con fines lucrativos, como las carreras hípicas, en las que «a menudo los caballos sufren malos tratos físicos y son entrenados en situaciones extremas».

En España llueve sobre mojado en esta cuestión porque ya dijimos en su día que 23 caballos habían muerto por agotamiento durante la romería del Rocío y que habían aumentado las  denuncias por maltrato a los animales, cantidad que no parece muy grande si fueron un total de 24000 equinos los que se dieron cita involuntariamente, que todo hay que decirlo, en tan famosa romería. La gente ya se está concienciando, y al igual que no le gusta presenciar el maltrato a los más débiles, tampoco a los caballos y ya se produjeron muchas denuncias antela Guardia Civilque evitó el linchamiento de un jinete, sorprendido maltratando a un caballo al que lo sorprendieron golpeándolo violentamente con una fusta y presentando heridas ocasionadas con objeto punzante.

 Somos partidarios de que las leyes que protegen a los animales irracionales vayan perfeccionándose, de la misma manera que –salvando las distancias por aquello de la racionalidad-  las mujeres  cada vez están siendo  más protegidas de sus congéneres  maltratadores, al igual que  se pide que los niños sean defendidos de sus pederastas con leyes que conduzcan a estos últimos hacia la cadena perpetua.