Perfil de un pueblo: Unos dones discriminatorios

Alejandro 9 octubre, 2007 1

Unos dones discriminatorios  Alfonso Valencia Granados, perito industrial de los de antes, los de ahora llevan el pomposo nombre de ingenieros técnicos industriales, campillero afincado en Barcelona pero amante de los símbolos de entonces-el Pozo de los Bueyes, el Arroyo Rincón, el Baño de los Caballos, la Covacha, el Depósito del Agua, El Hoyo de Triguito, los puentes Tabla e Hierro, las Lagunas Dú (sic) y Salá, las Volaoras, el Cajón del Volaó, los helados del Chupetito, el repelente Alosuyo-, como el que más,  vuelve de nuevo a la carga invitando a los campilleros residentes a que plasmen en un folio sus impresiones de aquellos años porque las que van saliendo pudieran parecer un poco parciales al venir de unas cuantas familias y sacando-esto ya va siendo recurrente en todos los que aquí escribimos- el asunto del callejero y de Cela.


Y si suscribo en su totalidad lo dicho por él únicamente hago una pequeña objeción: no comprendo por qué le adjudica el DON al Sr. Macías y al Sr. Aguilar dejando desnudos de titulación al Sr. Paulita y al Sr. Frasquito Páez(los tres últimos mencionados ya extintos).

Creo que para evitar estas discriminaciones deberíamos adoptar el modelo francés, en que , después del generalizado uso de la guillotina, todo el mundo tuvo derecho a anteponer a su nombre la palabra monsieur aunque uno apaleara millones y otro muriera tristemente en un rincón con el rostro marcado por una cruel ictericia(la “tirisia” de nuestro noble pueblo) . Por orden de antigüedad creo hubiera quedado mejor decir: Monsieur o Sr. Paulita, Monsieur o Sr. Frasquito Páez, Monsieur o Sr. José Macías, etc y así hasta el final.

Paréceme, amigo AVG, que en los próximos días y ahora en que según me has contado tú también (tu quouque, fili mi? ) te has aferrado con fuerza a las ubres (si digo tetas enseguida el marcador testosterónico del macho ibérico se pondría en marcha) de Hacienda con gran empeño y merecimiento, podría hacerte una visita “en un breve y veloz vuelo”, porque parece ser que el granero de las noticias, referentes a Campillos, rancias-en el buen sentido- está en Barcelona y en el Alto y Bajo Empordà (digamos algo en català para que las huestes de Carod no me miren acharnegadamente).  

AVL