Rajoy y Zapatero en las portadas

Alfonso Valencia 8 julio, 2012 0



Uno receptor del Códice Calixtino y el otro medio maratoniano. Y es que Rajoy se está aficionando últimamente a las construcciones sintácticas repetitivas y llenas de simplicidad, como sus declaraciones a  Sara Carbonero después de la Final de la Eurocopa:  “Todo es muy bonito y muy hermoso”:

“Somos ante todo y sobre todos seres humanosCada uno pensamos de una forma o de otra. Todos tenemos nuestros problemas. Unos tienen unos. Otros, otros. Pero bueno, como seres humanos, pues los sentimientos, las alegrías… ehh… Todo lo que sale del alma y del corazón, pues es muy bonito y muy hermoso”.

O las hechas antes de partir desde Madrid a Santiago de Compostela para entregar en la Catedral  el Códice Calixtino que fue recuperado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado el pasado miércoles tras llevar un año desaparecido, en las que nos dice:

“el Gobierno hará “todo lo posible” para que Europa haga “todo lo posible” para que “entre todos” se pueda superar la crisis económica”.

Toda una sobreactuación porque que el citado códice ya fue entregada por las autoridades policiales al arzobispo compostelano, o sea, un acto  electoral ante las elecciones gallegas, a unos meses vistas o para distraer la atención  de los nuevos recortes (se teme que afectarían  las pensiones, al funcionariado o a la prestación por desempleo, con el objetivo de cumplir con el déficit público)

De Zapatero se ha sabido hoy, vía Pedro José, que disputó el pasado mes de mayo la media maratón de Edimburgo, recorriendo los algo más de 21 kilómetrosde distancia de dicha prueba  de incógnito, con gorra gris, gafas de sol opacas y un chándal, con el nombre de José García y sin dorsal.

No se olvidan ni de él mismo ni de las pajines, bibianas, etc:  hoy mismo hablan en Libertad Digital del retiro dorado del zapaterismo a costa de sus víctimas :

“El desparpajo de los hombres y mujeres que rodearon al peor presidente de la historia de la democracia tiene difícil parangón en el mundo civilizado. Todos ellos son responsables directos de haber arruinado al país entero, condenando a varios millones de familias a sufrir una situación de desamparo tras haber perdido sus puestos de trabajo y, en muchos casos, también sus propiedades. Sólo por eso deberían estar definitivamente fuera de la escena pública tras su desalojo del poder en las últimas elecciones generales, pero lejos de ello, han decidido seguir viviendo a expensas del pueblo al que han empobrecido con su penosa gestión como si el drama desatado tras su paso por el poder no fuera con ellos”