Temor, más o menos fundado, a una televisión urdaciana

Alejandro 23 abril, 2012 0

RTVE

 

 Para los recién llegados de la LOGSE convendría decir que Alfredo Urdaci –de ahí proviene el adjetivo del título- es tomado como un ejemplo de manipulador de la televisión pública al servicio del gobierno de turno, algo que se ve de una forma clamorosa en Tele Madrid –tele Espe  la llaman- y alguna otra más, como la valenciana o andaluza. Este dicharachero periodista, que durante un tiempo ejerció como jefe de prensa del promotor inmobiliario Francisco Hernando, conocido como El Pocero,  fue también director de los servicios informativos de Televisión Española,  denunciada por  Comisiones Obreras (CCOO) acusándola de haber manipulado las informaciones en favor del gobierno antes y durante la huelga general del 20 de junio de 2002, durante el segundo mandato de José María Aznar como presidente del Gobierno.

 

Por su cargo, Alfredo Urdaci fue el encargado de leer la rectificación de las informaciones según un texto pactado entre los directivos de RTVE y CCOO. Aunque cumplió formalmente la sentencia, lo hizo leyendo la rectificación tras los créditos y la sintonía de fin del informativo,  Comisiones Obreras pidió aclaraciones al juez sobre si era válida la ejecución de la sentencia, considerando que además la había leído una velocidad mayor de la habitual y leyendo el nombre del demandante como “ce ce o o”, cuando la lectura de siglas es una práctica inusual en televisión y radio. Le salió bien el vulgar truco: los jueces consideraron que se había leído con corrección.


En la actualidad TVE dicen que funciona con una profesionalidad y objetividad como nunca lo había hecho, una RTVE pluralista, neutral y consensuada por los dos grandes partidos, pero algo ha pasado para que el Gobierno del PP haya decidido que la configuración de la nueva televisión pública sea dirigida en el Parlamento por mayoría absoluta, la que tienen ellos.

Pero esto no ha ocurrido de la noche a la mañana. Ha habido antes una preparación artillera: en las guerras convencionales la artillería machacaba las posiciones enemigas para preparar la llegada de la infantería que está calando ya la bayoneta para el asalto final del objetivo, en este caso Televisión Españolo, que, por lo que Soraya ha dejado entrever está ya al caer, a punto de caramelo. Fuego artillero proveniente, como es de cajón, de la fiel infantería, cuyos soldados están alojados en los distintos Regimientos que acampan en La Razón, La Gaceta, ABC, etc que intenta con denuedo volver a viejos tiempos.

Los primeros cañonazos partieron un día después del emblemático 23-F del año en curso y estuvieron dirigidos por el cabo furriel Hermann Tertsch, desde la nao ABC:

“Hay que evitar que haya versiones distintas a la de RTVE, que actúa abiertamente como la ‘cadena amiga’ de las manifestaciones ilegales. Ayuda a difundir y animar las convocatorias, es altavoz permanente de los insultos de los protagonistas al Gobierno y las autoridades y ha convertido el ‘sarao’ izquierdista de Valencia en la noticia más destacada en todos sus informativos. Y ha tenido un considerable éxito, todo hay que decirlo (…) tiene guasa que la televisión pública sea el  foco más activo y estridente de agitación, propaganda y manipulación contra el Gobierno, sus reformas y la política nacional”.

El guripa Carlos Dávila, 13 de abril, abre fuego  desde la fragata La Gaceta:

“En una semana, la izquierda ha perdido el mango de la sartén televisiva que tenía asida, prologando una kafkiana situación tras la marcha del último presidente de la Corporación, Alberto Oliart, y la salida de los socialistas de La Moncloa (…) un Gobierno harto de la tomadura de pelo de una televisión que bate récords de sectarismo y que cuatro meses después de las elecciones sigue sin renovar su cúpula, aprobará, inminentemente, un decreto ley en virtud del cual los socialistas se quedan sin su arma de manipulación masiva favorita”.

El cabo 1º, Antonio Burgos,
desde la proa de un bajel anclado en el Guadalquivir, con sus palabros de siempre, hoy nos trae papafritas y cagalástima, continúa con sus tontunas, además de su poca vergüenza al afirmar desde el imperial ABC que Elena Valenciano carece de ella:

“Me he decidido a montar una fábrica de varas de medir. Es lo que más se consume en estos días en nuestra Patria: las varas de medir (…) si te llamas Soraya Sáenz de Santamaría y eres la número 2 del Gobierno, toman la correspondiente vara de medir y la TVE que tus propios correligionarios papafritas han dejado en manos de los perdedores te da, sí, en el telediario, pero de cagalástima y muy poco. Casi nada. En cambio, si te llamas Elena Valenciano y eres la número 2 del partido que ha perdido incluso la vergüenza que nunca tuvo, como toman otra vara de medir, es que te hacen fija de plantilla en el telediario y sales más que Belén Esteban”.

Terminan la demolición del Ente en Libertad Digital: “Siendo cierto que los medios de comunicación financiados por los gobiernos son principalmente instrumentos de propaganda, justo es reconocer que en manos del PSOE el bochorno partidista ha alcanzado cotas difícilmente alcanzables por su rival político” “Rajoy (…) se permite el lujo de desdeñar y auspiciar una RTVE en manos de los talibanes socialistas urdiendo marranadas noche y día contra él y contra nosotros”

Sin embargo, ve mal el asalto al Pirulí Iñaki Gabilondo, denunciando  “la campaña indecente del PP y sus carroñeros mediáticos y sintiendo  tristeza, irritación y asco porque el tiempo de la dignidad recuperada ha concluido”:
“la decisión del Gobierno de imponer su criterio sobre la nueva dirección de RTVE “se venía venir” con la campaña llevada a cabo desde hace tiempo por el PP con el apoyo de su prensa afín, “carroñeros” de la profesión que solo persiguen desplazar a otros para buscar acomodo.

Por su parte Antonio Casado afirma que se acabó lo que e acabó lo que se daba.:

“Terminó la primavera en RTVE, que había vuelto a ser políticamente independiente, económicamente viable y de una calidad contrastable en los índices de audiencia y en las encuestas de opinión. Hasta aquí hemos llegado en el desarrollo de una RTVE pluralista, neutral y consensuada por los dos grandes partidos. El modelo vigente desde 2006 no interesa al Gobierno Rajoy. Ni le interesa ni le parece ajustado al resultado de las urnas.

Moncloa ha logrado calmar a quienes desde sus propias filas venían reclamando que se hiciera valer la mayoría absoluta del PP  en RTVE ya mismo, sin esperar al mes de junio.

Otras reacciones:

Oscar López: “Es algo sencillamente intolerable y un gravísimo deterioro de la calidad democrática” El PSOE estudia un posible recurso de decreto ley ante el Constitucional e Izquierda Unidaa ha señalado que este nuevo“decretazo” del Gobierno muestra su “incapacidad para llegar a acuerdos con ningún partido político”. Elena Valenciano lo llama  “golpe de mano” y  “golpe institucional” del Gobierno, afirmando que la elección del Presidente de RTVE por mayoría absoluta en lugar de la fórmula de dos tercios que actualmente estaba en vigor supone el “fin a la televisión plural”.