Losantos culpa de los males de España a Zapatero, Rajoy y al Rey

zapatero y rajoy

el rey y zapatero

En primer lugar el máximo culpable es Zapatero en complicidad necesaria con Rajoy dejando para el Rey la máxima responsabilidad. Ignoramos si opiniones tan radicales serán compartidas por muchos españoles aunque seguramente sí lo son por los radicales seguidores del locutor que las expresa tanto en su blog como en sus madrugadoras comparecencias ante la alcachofa de su nueva emisora desde horas muy tempranas y a la que se ha llevado bastantes incondicionales de la COPE.

Aunque en estos tiempos en que se vive con cierta esquizofrenia el asunto del recurso del PP sobre la inconstitucionalidad de algunos artículos del Estatut catalán todas las opiniones deben ser escuchadas, hasta las de Montilla cuando afirma que defenderá el Estatut con energía, determinación y amabilidad. ¿Va a incurrir en prevaricación o va a marchar a Madrid en el AVE para hacer una huelga de hambre ante la sede del TC? Aunque es mejor no dar ideas: los socialistas catalanes para no ser acusados de desafectos a la catalanidad ya llevan por si las moscas colgados en la solapa unas pegatinas con el lema “Por la dignidad de Cataluña” aunque en el post de ayer «El uso y el abuso del término “dignidad” antes de la sentencia del TC » algún catalán de a pie nos haya dicho: “ Politicos y prensa unidos en una causa común que a nadie le interesa http://casasrisa.blogspot.com/2009/11/el-estatuto-catalan-el-tribunal.html eso es prensa servil”

Pero a lo que íbamos. Estas son algunas de afirmaciones de Federico en su blog en que concluye que los tres citados arriba son los responsables de los males de España:

“En 1979, treinta años ya, publiqué en Barcelona “Lo que queda de España”. Nada ha sucedido después que no me haya dado la razón, salvo una cosa: entonces tenía la esperanza de frenar una deriva que acabaría llevándonos a una dictadura lingüística y política en Cataluña y a la liquidación de las libertades en España. Hoy, esa esperanza no está en absoluto justificada. El régimen constitucional de 1978 está muerto. Muerto en pie, pero cadáver. El problema –moral y material– es que quieren hacerle pagar al difunto su propio entierro. Y los albaceas del fiambre están dispuestos a hacerlo”

“…Y para los que no creen que haya existido hace sólo tres décadas una Cataluña habitable por todos los españoles y propicia a todas las libertades, escribí “La ciudad que fue”. Por supuesto, en los libros de artículos y ensayos he dedicado centenares de piezas al proceso liberticida en Cataluña y fatalmente libertófobo en el resto de España”

“…No voy, pues, a repetirme. Pero cuando caen las caretas, la corrupción se envuelve en la bandera de una patria inventada y la sedicente nación catalana se convierte en el último refugio de los bribones, de Barcelona y de Madrid, debemos constatar una realidad que el populacho ovino se niega a ver: una casta política apestosa ha liquidado el régimen constitucional del 78. Y lo ha hecho sin reforma legal, sin alternativa política, y sin darnos siquiera la posibilidad de votar si lo enterramos. Y como decir «casta» es demasiado genérico, señalaré los que, a mi juicio, son los tres autores principales de este inmenso magnicidio que es el asesinato de España: el máximo culpable es Zapatero; su cómplice necesario, Rajoy. Y el máximo responsable, el Rey.

2 comments

  1. Se me olvidó decir que he buscado la solución que da el locutor a los males de la Patria y no la veo por ningún lado. A lo mejor él se cree otro petit Napoleón, otro Salvador: Federico I de Orihuela del Tremedal . ¡ Qué callado se lo tenía !

  2. ¿Tener ese nombre le hace creer que es sobrenatural? Pues antes es Jimenez.
    Estamos en un momento de linchamiento de todo lo que se ponga por delante, no me gusta? pues lo apedreo, como ha pasado con el chaval acusado de matar a la niña de tres años.Así nos va, si el gobierno no es bueno la oposición es peor y nos quedamos aguantando a estos charlatanes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.