“La letra con sangre entra: Campillos” o lo que va de ayer a hoy

la letra con sangre entra

campillos

 Cuando la educación en España está en estado de postración y perpetuamente suspendida o cateada –como se decía antes-por los organismos internacionales, es inevitable que sea comparada con otros sistemas de enseñanza que pulularon en el siglo pasado y que si se mantuvieran hoy seguramente la pléyade de demócratas y permisivos que  nos gobiernan en la actualidad se abrirían la venas o se arrojarían alas piras de su estupidez. Seguramente ni tanto ni tan calvo: ni tanta leña ni castigo como se repartían antaño ni tanto número gratuito para que el alumno se defienda ante el Defensor del Menor de “los profesores que la tienen tomada con ellos”.

Un profesor y un antiguo alumno nos hablan, cada uno en su estilo, de uno de aquellos experimentos que, en el terreno de la educación, se dieron en la segunda mitad del siglo XX:

 César R.Docampo en su blog alojado en El País “La taberna de los mares” postea EL “COLEGIO SAN JOSÉ” de Campillos (Málaga)… dando una visión de primera mano ya que el azar lo llevó desde su Galicia natal a ese pueblo malagueño habiendo pasado antes por Madrid donde había completado su formación académica filosófico-clásica con la titulación de periodista por la antigua Escuela Oficial de Madrid y estudios de cine.

Pocos como él por tanto para dar una visión de primera mano de aquellos tiempos en que aquel Colegio internado situado en un remoto pueblo de la provincia de Málaga saltó a la fama no sólo a escala peninsular e insular de aquella España, guiada con mano férrea por el Dictador: para llegar a donde llegó el Colegio-Internado tuvo que ser dirigido de idéntica manera por su director, don José Macías que seguramente con el paso de los años jamás pensó, en aquellos primeros años cincuenta del siglo pasado y en los que el autor de este otro blog fue de sus primeros discípulos, que su obra alcanzaría unas proporciones tan gigantescas.

 Dice así César:

 “Yo fui profesor del Colegio San José durante once años y tres meses. Desde el 9 de Octubre de 1964, hasta el 4 de Enero de 1976. Colegio y estancia en un pueblo que cambiaron mi vida. Por consiguiente algo tengo que decir sobre esta E M P R E S A de los Hermanos Macías. Me estoy refiriendo al Colegio y sólo al Colegio San José. Espero contarlo con todo el respeto que se merece; sin ataduras, con toda claridad, apuntando necesariamente a un juicio de valor: ¡Campillos es un pueblo desagradecido!”

Y algunos párrafos del post:

 “El Colegio San José publicitó a Campillos en toda España y parte del extranjero. Creó riqueza, originó puestos de trabajo y, lo más importante, propició que los hijos de las clases menos pudientes pudiesen cursar una Enseñanza Media de alto nivel, sin salir del pueblo ni costarles nada”

 “ (…)Ahora bien; Unos padres quieren que sus hijos superen todos los escollos y vayan preparados a la Universidad. Y entonces, por lógica, buscan un nivel de exigencia, no coladeros. Los padres saben bien que a sus hijos, el día de mañana, les espera una sociedad muy competitiva donde, el que se quede atrás, es comido por los lobos. Y entonces, esos padres que buscan lo mejor para sus hijos se preguntan: ¿Dónde se trabaja? ¿Dónde exigen? ¿Dónde hay que esforzarse? ¿Dónde te zurran si no rindes? ¿En Campillos? ¡Pues venga Campillos! (…) En aquellos tiempos, además, en todos los pórticos de los centros de enseñanza, más o menos explícito, existía un lema que decía: “La letra con sangre entra”. Y yo pienso que, sin este espíritu de trabajo y sacrificio, los más grandes edificios y logros de la cultura humana serían inconcebibles”

“El Colegio San José de Campillos, en las décadas de los sesenta y setenta llegó a ser uno de los colegios de más prestigio en todo el suelo español. Hablo con las tablas de la Ley Oferta-Demanda en las manos. Con 2.500 alumnos internos procedentes de todas las partes de España: de Andalucía, Valencia, Madrid, Cataluña, Castilla La Mancha, Extremadura, Salamanca, etc. Un 60% de las mejores familias de Madrid hacia abajo solicitaban plaza en el Colegio San José de Campillos. Si para ellos Campillos entonces era lo mejor, es que era lo mejor para ellos, y eso habrá que admitirlo, sin desdeñar otras formas de enseñanza.”

 “.La aristocracia de Málaga, Sevilla, Granada, Córdoba, Jaén, Madrid, etc. enviaba a sus hijos a Campillos. En Campillos estudió Manuel de Bragança Orleáns, primo de nuestro Rey; Manuel Marín, actual Presidente del Congreso de Diputados; el periodista y presentador de TVE y ahora Antena-3, Matías Prat, hijo; los hijos de Solís, de Girón de Velasco, de León Herrera y Esteban (Carlos Herrera Santamaría). Las mejores familias de Jerez tuvieron a sus hijos en Campillos: Los Valdespino, Guerrero Pemán, Antonio y Gabriel Seijo Navarro, Bertín Osborne, así como su primo Pablo Pérez de Guzmán Osborne, descendiente de Guzmán El Bueno  y diez veces más adinerado y aristócrata que Bertín. En el Colegio San José de Campillos estudió Mizziam Amur, hijo del general Mohamed Ben Mizziam, el general moro de Franco que fue Capitán General en La Coruña, después en Las Canarias, y luego con Hassan II cuando la independencia de Marruecos. En Campillos estudió Joaquín Fernández-Crehuet Navajas, hoy catedrático de Medicina Preventiva e Historia de la ciencia en la Universidad de Málaga; Emilio Calatayud, juez Magistrado en Granada; Julio Quesada Martín, catedrático de metafísica de la Universidad Autónoma de Madrid, y los hijos de la aristocracia andaluza y militar de media España.”

Existen grupos de alumnos, que se cuentan por miles, que a través de facebook y de otros medios, permanecen en contacto y donde narran sus experiencias positivas o negativas aunque todas tiene el denominador común de la nostalgia de aquellos años que marcaron su vida: los años de la niñez y de la adolescencia son siempre recordados y acompañan al ser humano hasta el fin de sus días. Y uno de ellos Julio Gómez Jiménez se ha animado a poner  negro sobre blanco aquella experiencia vital con esta pretensión:

“Tan sólo deseo que el libro que tiene entre sus manos sirva como testimonio de que hubo unos jóvenes, un internado y un pueblo, ligados a una época. Y que la mayoría de esos jóvenes cambiaron sus vidas, marcaron un rumbo y otearon al futuro con otra mirada. Salieron a la sociedad y se hicieron hombres”

Un libro que promete y que sin duda será interesante para todo el mundo y más para los miles de estudiantes que pasaron  por el Internado y que, según ellos, les imprimió un estilo de vida.

 

 

3 comments

  1. Julio: he leído tu explicación-introducción de tu libro “LA LETRA CON SANGRE ENTRA” así como el comentario de un profesor, don Antonio Serrano, al que personalmente no recuerdo. Yo, ayer 5-4-12 entré en esa página e hice el mio propio.
    Yo, que estudié en Campillos creo que entre el 61 y 68, te puedo garantizar aun sin haber podido leer tu libro,que durante mi época en Campillos el tema tenía mucho más hierro del que tu crees y por supuesto del que don Antonio Serrano expresa.
    Por todo ello quiero pedirte encarecidamente cunado leas este comentario, me indiques cómo puedo conseguir tu libro, ya que ardo en deseos de leerlo. e-mail= [email protected]
    Además quisiera hacer varias puntualizaciones:
    1.- Es indiscutible que el colegio dió vida, cultura y trabajo al pueblo de Campillos.
    2.- No todos los docentes de Campillos maltrataban
    a los alumnos. Había verdaderos ángeles en aquel infierno del principio. Me viene a la memoria ARREBOLA, conocido flamencólogo y licenciado en literatura, DON JOSE NEVADO venido del Centro Superior de Investigaciones Científicas, BARRUTELL Y MUCHOS OTROS A LOS QUE PIDO PERDON POR NO RECORDAR SUS NOMBRES DESPUES DE 45 AÑOS.
    Esto quiere decir que la maldad no está en el sistema sino en las personas.
    3.- Yo hice PREU que poco después sería COU, es decir, curso de orientación universitaria. Y es lo que menos era. La dureza del colegio cntrastaba con la libertad de la universidad y este fue el motivo del fracaso de muchos que habían cursado sus estudios en Campillos.
    4.- Estoy totalmente de acuerdo en el comentario leído no se si tuyo o del Sr. Serrano sobre cómo funcionan hoy las cosas: alumnos y padres amenazando y hasta agrediendo a profesores, libertinaje absoluto y falta de respeto en las aulas, agresiones e intimidaciones entre los alumnos que en casos ha llegado al suicidio,etc..
    No obstante, este pendulazo ha llegado a la sociedad en todas sus ramas: relaciones humanas, justicia, trabajo etc.. Espero sinceramente que nuestras generaciones, por el bien de todos, sean capaces de parar el péndulo en el centro, que dicen que es donde está la virtud.
    Espero recibir noticias tuyas por cualquier vía.
    Un saludo, y sino, mejor un abrazo.

  2. Jose luis Navarrete Grima

    Una vez un apreciado Catalán D. Luis Badía Durán me hizo copiar mil veces esta frase: “La letra con sangre entra”. Pero yo a su vez que la escribía aprendí de que la letra con sangre no entra, pero que leyendo y copiando las frases correctas si. Algún año más tarde ese señor con mayúsculas me felicitó de su puño y letra; tanto a mi como a mi familia por haber ganado el concurso provincial de poesía en 1980 para menores de 14 años . Hoy su hijo pretende hacerme ver que tras una estelada se me harán olvidar las palabras de su padre, que fue un gran hombre aunque compartió proximidad al general Franco o lo que es lo mismo al dictador. Mi reconocimiento a D. LUIS BADIA DURÁN Director del C.N. “Gual Villalbi”y a mi profesor de lengua Española JOAN SERRET.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies