El Dr. Rojas se presenta como Catedrático de Psiquiatría

enrique rojas, medico

 Pero al parecer no lo es. Hora es ya de que tan mediático médico presente pruebas irrefutables que lo demuestren. Estamos ya algo cansados de que personas, clientes o con alguna relación con este ilustre galeno,  manden comentarios- pongamos que unos cincuenta- en que no aparece muy bien tratado y en que se narran una serie de actuaciones que se podrían compadecer con su buen nombre.

Por lo pronto, en el vídeo que se ofrece se presenta como Catedrático de Psiquiatría en Madrid, aunque diciendo  “en” con cierta velocidad de forma que pudiera confundirse con la preposición “de”, con lo que ya se puede pensar que el título de catedrático de psiquiatría lo ha podido obtener en cualquier otra universidad porque en el Colegio de médicos de Madrid figura como médico a secas, sin especialidad alguna.

O sea que en Madrid donde ejerce el Dr. Rojas Montes está dado de alta como médico sin especialidad y aunque los Estatutos dicen que los médicos deben aportar la documentación que acredite la especialidad que tienen, el Dr. Rojas no la ha presentado todavía. Puede ser que no tenga especialidad y por eso no ha aportado la documentación correspondiente, con un razonamiento personal que firmaría el licenciado Perogrullo.

Lo único que aparece por ahí es un “curso de psiquiatría” lo que no otorga una especialidad que, según nuestro corto entender, los MIR necesitan varios años en adquirir. No obstante, este mediático médico se ha ganado un reluciente currículum: catedrático de Psiquiatría-que desde hoy ponemos en tela de juicio-, director del Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas, premio Extraordinario del Doctorado en Medicina, premio Conde de Cartagena de la Real Academia de Medicina, Médico Humanista 1995- ejerce como tal y aparece como psiquiatra de moda entre la jet set madrileña, aunque de vez en cuando tenga percances, como el que tuvo con  María Menchaca, vizcondesa, de Bahíahonda, “por revelar datos y apreciaciones sobre la misma conocidos en el ejercicio de su profesión sin el conocimiento expreso de la interesada». Por ello el Juzgado de primera instancia número 43 de Madrid lo condenó a pagar 12 mil euros.

 

18 comments

  1. «No hay estafador que no sea simpatiquísimo»

    El doctor Rojas, el doctor Rosado y otros maulas de cuidado
    http://www.wikio.es/article/estafador-sea-simpatiquisimo-136857745

  2. Por lo que se lee, se da también un serio problema con las autoridades españolas ¿verdad?. En mi país no se le permitería tanto mismo si es del opus dei.
    Encontré un post sugerente, Enrique Rojas el psiquiatra de los milagros: http://sinmiedoalopusdei.blogspot.com/2009/07/enrique-rojas-el-psiquiatra-de-los.html

  3. Los enlaces me llevaron a un doble:
    http://sinmiedoalopusdei.blogspot.com/2009/08/titulo-enrique-rojas.html

    No sabría decir si son las autoridades más culpables que este tipo

  4. Alfonso, las cátedras de Psiquiatría, sólo existen en las facultades de Medicina. Y éstas deben tener el 2º ciclo, que es donde se cursa la asignatura.

    Hasta 2008, las únicas universidades de la Comunidad de Madrid que se encontraban en ese caso eran la Complutense, Autónoma y Universidad de Alcalá (en ninguna de ellas era ni había sido catedrático Rojas).

    Desde 2008, quizás se pueda sumar a este grupo la Universidad San Pablo CEU (no lo he comprobado), pero Rojas no ha sido todavía «catedrático de Psiquiatría» de la San Pablo Ceu.

    En el vídeo que has subido (de 2006), según oigo, dice literallmente «… soy catedrático de Psiquiatría EHHNNN Madrid», tartamudeando. Está engañando intencionadamente porque, ¿qué entiende el ciudadano con esa presentación?

    Se haría muy largo explicar con detalle cómo y dónde engaña Enrique Rojas (sobre todo desde que se ha visto obligado a cambiar de estrategia a causa de las denuncias, aunque la principal sigue siendo poner «la/s cátedra/s» en boca de otros).

    En vídeo, aquí tienes las dos últimas,

    En tv Cope presentando su «Amigos» como «catedrático de Psiquitría de la Universidad Complutense de Madrid»,
    http://www.tu.tv/videos/entrevista-a-enrique-rojas (al inicio del vídeo).

    Y aquí en Tele Madrid, http://www.tu.tv/videos/salud-al-dia-la-soledad_1 (también al inicio del vídeo)

    Aquí puedes ver declarando que él intenta corregir estas cosas (punto 3)
    http://4.bp.blogspot.com/_kWL602_mGOI/StQrrTk0CmI/AAAAAAAAAU4/IFvJd0BJFG0/s1600-h/isabelcaballero6+otro.bmp

    Toda la declaración es una mentira tras otra, excepto que el Colegio de Médicos de Madrid, archiva sus denuncias (es la única verdad que dice).

    Nota: en el «centro universitario Villanueva» (grupo Fomento, opus dei), no existe ninguna Facultad de Psicopedagogía (puedes comprobarlo fácilmente), por lo que el «Ilustre Colegio de Médicos de Madrd, admite a Rojas un documento acreditativo de D. Juan José Javaloyes como Decano de una «Facultad de Psicopedagogía», que no existe.

    No he podido ver ese documento. Lo he solicitado pero no me lo enseñan. Por ecrito me han dicho que no (sin argumentar ni citar artículo de ley, estatutos …) y verbalmente me han dicho que no es costumbre que el denunciante (que soy yo), vea las pruebas que presenta el denunciado (que es Rojas).

    Sin embargo al denunciado, lógicamente se le dio traslado de todas las pruebas que aporté con la denuncia.

    No sé si esto es para reír, llorar… o simplemente es la continuación del mismo franquismo caciquil en el que vivimos siempre. Lo que está sucediendo en la política es una buena muestra de ello (sucede lo mismo aunq ahora al menos parte – no sabemos si todo -, se destapa; pero no veo que nadie devuelva el dinero, ni se cuente con todos esos mlls. para apaliar el déficit, sino que vuelven a recaudar más subiendo impuestos, sin tener en cuenta que sólo cuando hay, es cuando pueden llevarse).

    Sobre el susodicho Enrique Rojas, aquí tienes información, creo que clara y concisa por entradas,
    http://librosenriquerojas.blogspot.com/

    Un saludo, isabel caballero
    (espero que abran todos los enlaces)

  5. Maracaibo, sobre el comentario que hacías sobre «las autoridades», juzga tú mismo (al final del post hay documentos interesantes)

    http://librosenriquerojas.blogspot.com/2009/09/biografia-documentada-de-enrique-rojas.html

    Otro saludo para tí.

  6. ¡ Qué decir de comentarios tan atinados!
    En otro lugar he recibido éstos:
    «Algo había oído.Incautos.Probablemente sólo sea licenciado de palo y pedrada, como diría Sancho».

    Pedro López:
    «Pocas amistades verdaderas deben de quedarnos si les aplicamos el filtro de la afinidad, la donación y la intimidad recíproca. Buena definición lo diga un catedrático de Psiquiatria o lo diga su porquero.
    Así que por mi parte al menos, amigo Alfonso tenga usted unas buenas tardes y excelente post»

    No quedan lejos los tiempos en que Roldán se la metió doblada a Felipe y a toda la cúpula del PSOE alegando títulos universitarios inexistentes.
    Si abren los enlaces comprobarán certificados del Colegio Oficial de Médicos de Madrid y faxes de otros organismos que dicen que este granadino, de psiquiatra, y menos catedrático tururú, a no ser que tenga uno secreto conseguido en uno de sus veraneos en las islas Seisleches (¿o Seichelles?).
    Parece que ahora con tantos medios hay más descontrol, a no ser, como dicen algunos, esté detrás la poderosa garra de Josémari (no la de Aznar: otro ilustre catedrático salido de imaginaciones calenturientas,sino la de el que es santo, Escrivá)
    Suponemos que el ilustre cuerpo de catedráticos de Universidad, que pasaban por un proceso larguísimos para serlo, estarán bastante ofendidos con tantos mercenarios. Pero suelen ser gente inteligente y escéptica suponemos que se limitarán a sonreir ante el panorama.

    .

  7. ¡Qué castizos sois!. Me quito el sombrero. Pero menos lejos queda el tiempo en el que Enrique Rojas fue juzgado y condenado, aunque no se denunciaron o no se estimaron todos los hechos (ya sabéis prescripciones y esas cosas, pero lo hecho, hecho está aunque la pena seaa «de rositas»)y parece que fue con señalamiento de fecha para juicio cuando el Enrique Rojas actuó de nuevo.

    En cualquier caso, aunque Rojas estuviese cargado de títulos, nada le exime de su praxis de horror y terror.

    Para empezar, la cátedra de Psiquiatría en la Universidad Complutense – su preferida – es falsa en la Facultad de Medicina y en la Facultad de Psicología (otra de las modalidades utilizadas), es una barbaridad donde se toma al ciudadano por tonto
    http://2.bp.blogspot.com/_TqCDt6CYQU0/Si8fTnx6HII/AAAAAAAAAdg/ps1I0zFlW_0/s1600-h/Ana+resp.+facultadpsicolog%C3%ADa.jpg

  8. Invito a todos los que han leido el post y después los comentarios que lo mejoran que pinchen los abundantes links que los acompañan: son una prueba de que aquí no se inventa nada. Pero lo que más me ha impactado ha sido la conclusión de Isabel, que no sé por qué me huele que su persona ha podido probar, en algún momento de su interesante existencia, la medicina de tal «medecin malgré lui»:

    «En cualquier caso, aunque Rojas estuviese cargado de títulos, nada le exime de su praxis de horror y terror»

  9. Alfonso, al final de este post hay un artículo de Interviú. Es sólo un ejemplo del horror y terror al que me refiero (la famosa condena de 2 mlls. que después sacó El Mundo). La información que tengo es que en El Mundo se sesgó el art. original antes de publicarlo (de que El Mundo es pro Enrique Rojas, no hay ninguna duda).
    http://enriquerojaschanchullosymentiras.blogspot.com/2009/10/enrique-rojas-y-asociacion-de-trastorno.html

    De Interviú señalo la frase de la pág. 4, sobre lo que decía el marido al ama,
    «Mira como está la señora. ¡Pobre…! A lo mejor tenemos que ingresarla» (está en la foto, es una entradilla)

    Y, el comentario y «papel» del secretario del Comité Deontológico del Consejo de Médicos (no sé si cara a la galería, la denuncia ya estaba archivada cuando se hacen esas declaraciones, la interesada no lo sabía, creo que oficialmente se archivó en Dic. 96 y no se lo comunicaron hasta muchísimo después, más de un año). No obstante, los hechos se calificaron de «Terrorismo social», por ese colectivo de médicos. La flor y nata que creemos salvaguarda la buena praxis.

    Y tanto en este art. como en el del Mundo (El psiquiatra, la esposa y su marido), se puede observar que Enrique Rojas actúa cuando la víctima ya no es su paciente. Hacía tiempo (más de un año, quizás casi dos) que lo había plantado.

    En mi opinión, Rojas actúa pq en su primer intento de «medicación y acorchamiento», no consiguió su objetivo. Que se encontrara tan mal que accediera a internarse voluntariamente o la pudiesen internar sin oponer resistencia.

    En ese caso, el marido podría haber dispuesto de sus bienes, al menos de la parte correspondiente a los hijos.

    Y si Enrique Rojas hubiese conseguido su objetivo, este caso no se hubiese conocido. La víctima no hubiese tenido oportunidad de denunciar.
    El ama y el entorno, verdaderamente creían que la víctima estaba fatal. Lo estaban viendo con sus propios ojos. Sin embargo, no existía enfermedad. Sólo medicación.

    No tengo tiempo de contar ahora mi caso. El fondo y el objetivo son parecidos aunque con enormes diferencias. No soy la hija de la Marquesa de Salamanca. Mi pulso es otro.

    Otro día lo contaré. Aquí tengo un pequeño currículo, en un blog que tampoco tengo tiempo de sacar adelante,
    http://enriquerojasyotedestapo.blogspot.com/

    Gracias a toda la gente como tú, que os hacéis eco de lo que los medios no quieren recoger (ya sabes, además del Opus Dei, Rojas tiene el respaldo de la clase política del Partido Popular que presenta al público sus libros con «sus cátedras» y últimamente me están diciendo mucho que si no me dio cuenta que
    la mujer de Enrique Rojas pertenece a una familia catalana – los Estapé – de las grandes finanzas de toda la vida, además de Opus Dei, no sé si las «finanzas» son con el Opus o aparte).
    Tampoco he tenido tiempo de investigar por ahí, pero me da lo mismo. Porque de lo que sí me doy cuenta es que ante la Constitución y la Justicia, yo tengo los mismos derechos que Enrique Rojas aunque no pertenezca a ningún grupo financiero, al Opus Dei, no tenga amigos en las altas esferas de la política o no me halla inventado que era «catedrática de la Universidad Complutense».
    Hay otra cosa. Yo no tengo antecedentes ni denuncias archivadas y Enrique Rojas sí.

  10. El anterior enlace es un compendio de todo lo anterior: a la vista de esto muchos, cuando sean mayor, querrán ser otro Dr. Rojas, a quien le ha tocado la lotería por nacer en una país llamado España en donde todo es posible.

  11. Una mala malísima persona es este tío a juzgar por toda la documentación que hay. Increible la fama que tiene.
    Una pregunta ¿no es sufiente que haya cometido fraude publicando los libros para que no le permitan ejercer más?

  12. Miguel, con los mecanismos que existen y sin tráfico de influencias, sí.

    Los médicos tienen que estar colegiados para ejercer. «Identificarse con cargo o título que no se posea», es falta grave en el código deontológico médico.
    Dos faltas graves dan origen a la expulsión del colegio.

    Son muchas las veces cada año, que Enrique Rojas se ha identificado con falsedad.

    Solamente con las pruebas que existen en su web dejo ésta,
    http://1.bp.blogspot.com/_5MDDlrtp_U4/SvY6I_jd9VI/AAAAAAAAABE/oJPmFQJbNqQ/s1600-h/Enrique+Rojas+biograf%C3%ADa+en+su+web+p%C3%A1g+5.png

    sería suficiente para expulsarlo del Colegio de Médicos de Madrid. Al menos en Madrid, no podría ejercer (en otras provincias no sé, pero no sería lo mismo).

  13. Muchas gracias por hacerse eco de la impostura en los títulos y calificaciones de Enrique Rojas Montes, al que, en Gatopardo, dedicamos el tema:
    http://gatopardo.blogia.com/temas/dr.-enrique-rojas-montes-el-fraude.php
    Lo peor es que, fiados de su «fama» en España, ha sido acogido en varios países latinoamericanos como «catedrático de la Universidad Complutense de Madrid» y «psiquiatra», auspiciado por el Opus Dei y sus adalides en la industria editorial que siempre han secuestrado el rigor y la calidad en pro del lucro, y el adoctrinamiento.
    Nadie con un mínimo de cultura y espíritu crítico puede leer los libros de Enrique Rojas y no darse cuenta que no tiene ni zorra idea de Psiquiatría ni de Psicología, sino que es un adoctrinador que emite sus juicios de valores católicos integristas típicos del Opus Dei,los Legionarios de Cristo y otras sectas por el estilo.
    Vamos, que este tío es un pamplinas y quien lo lea y se deje convencer, es un tonto del haba.

  14. Será un pamplinas pero cuela su fanatismo opusino entre teorías fáciles de entender y es como un Roldán al que nadie se atreve a señlar. El resultado es que no se le mete mano. En la UAH (univ. Alcalá) antes del 2000 oí hablar puntualmente a un profesor de este tío, describiéndolo más o menos como lo habéis hecho aquí. Aun no se le ha puesto el punto a esta i.

  15. Tengo q contar algo sobre un requerimiento por burofax que ha hecho Enrique Rojas (no a mí, que soy quien digo más) al titular de una web.

    Ya lo contaré. Ahora estoy muy mal de tiempo. Pero no ha pasado nada. En la AGPA le han dicho que Rojas no tenía razón.

  16. He cogido un comentario de otro blog que explicaba el asunto del requerimiento de Enrique Rojas (he ampliado un poco la información):

    Enrique Rojas ha requerido al titular de la web http://www.doctorenriquerojas.com mediante burofax, para que deje el dominio y retire una serie de información de su blog (parece evidente que si cierra, lo demás sobra).

    Dice Enrique Rojas, que los datos que publica esta web están protegidos por la ley de Protección de Datos y la AGPD se encarga del asunto cuando se divulgan (Rojas, no decía textualmente que la AGPD le iba a meter un puro al responsable de la web, pero lo dejaba ver)

    Se da la circunstancia, que los datos que Rojas pide que no se publiquen, han sido y son publicados por él mismo y también han sido facilitados a los medios de comunicación por el mismísimo Rojas (un art. de la ley, relaciona los datos reservados con «los usos» y costumbres sociales.

    En el siguiente enlace están los datos que Rojas decía que no se podía publicar sobre él (1ª imagen, columna Autorretrato)
    http://enriquerojaschanchullosymentiras.blogspot.com/2009/05/enrique-rojas-soy-escritor-catedratico.html

    En el burofax, dice entre otros, que no puede pronunciarse sobre su pertenencia o no pertenencia «a determinada universidad», (no citaba la universidad a la que se refería, pero sin lugar a duda se trataba de la Universidad Complutense de Madrid.
    A Enrique Rojas no debe gustarle mucho este documento,
    http://4.bp.blogspot.com/_TqCDt6CYQU0/Suy4sgeL5bI/AAAAAAAAA3U/KY719lNvBRo/s1600-h/Enrique+rojas+documento+UCM.jpg

    También le decía que no podía pronunciarse sobre su grado académico (según Rojas, es dato reservado por la ley de Protección de Datos*). Creo que se refería a este otro doc. (me parece que a Enrique Rojas, tampoco le gusta),
    http://www.opuslibros.org/nuevaweb/modules.php?name=News&file=article&sid=13954

    Total que «J», el titular de la web consultó con el bufete que siempre consultaba y el abogado que se ocupaba del asunto miró su web y le dijo exactamente, «¡Menuda cara tienen algunos!. No te preocupes que el tal Enrique Rojas no tiene razón. No te procupes el lunes te redacto la respuesta y le contestas».

    Esta «anécdota» sigue con otra increible (pq increible es, que un sujeto que lleva diciendo desde el año la Tana que es catedrático Psiquiatría UCM, cuando no lo es, quiera prohibir a cualquier ciudadano, que diga la verdad) historia (la «historia» no la cuento hoy).

    Avanzo el final: «J» terminó consultando a la AGPD, le dijeron que Enrique Rojas no tenía razón ni nada que reclamar en la AGPD y respondió al burofax con las instrucciones que le dieron.

    * No sé muy bien por qué, Enrique Rojas también acusaba a «J» de suplantar su identidad ¿? A mí me parece que es Enrique Rojas quien suplanta la identidad del «catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid». No sé que opinaréis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies