El poeta Luis Garcia Montero condenado finalmente

luis garcia mointero

Hace unos días nos hacíamos eco de que el poeta y profesor de Literatura Luis García Montero había sido llevado a juicio, en líneas generales, por defender a Federico García Lorca y a Francisco Ayala de las opiniones vertidas sobre ellos por su compañero de departamento José Luis Fortes.

El resultado de la sentencia es la condena por injurias de García Montero por parte del Juzgado de lo Penal nº 5 de Granada, que además tendrá que pagar una multa de 1800 euros y una indemnización de 3000. El poeta condenado ha afirmado que acatará la sentencia y no la recurrirá para no alargar el proceso, además de abandonar su puesto de profesor de Literatura Española en la Universidad de Granada que desempeñaba desde 1981.

La Universidad granadina lamenta la decisión pues pierde un elemento valioso, no están sobrados de profesores que además de la teoría literaria propiamente dicha presenten un bagaje como el ser autor de obras poéticas entre las que destacan “Completamente viernes” y “Las flores del frío” y haber recibido numerosos premios entre los que destaca el Nacional de Poesía.

Parece que al tribunal le ha parecido muy injurioso, constitutivo de delito, el que el laureado poeta dijera en un artículo que el profesor Fortes fuese un “profesor perturbado”, sin tener en cuenta que “verba volant et scripta manent”.Las palabras se las lleva el viento pero no el artículo aparecido en El País que sus señorías considerarían una prueba de cargo. Seguramente a quien lo ha juzgado y condenado le habrán parecido puras banalidades el que el Sr. Fortes hubiera afirmado reiteradamente que Lorca tenía un ideario fascista o que la mayor gloria viva de nuestras letras, el también granadino Francisco Ayala-entre granadinos anda el juego-, fuese un aliado del fascismo, de Franco-se pasó media vida en el exilio- o que hubiera estado años difamando a García Montero y familia, donde hasta Almudena Grandes se habría llevado lo suyo, según declaraciones de muchos alumnos.

Si llamar en estos tiempos “perturbado” a alguien es delito, estamos  horrorizados de la pena que le impondrían los jueces a los tres adalides de la derecha neocón, que figuran en nuestro anterior post y que han puesto como chupa de dómine a la excelentísima señora ministra de Defensa, que está preocupada ahora por otros asuntos más graves, como atender a la peticiones de Obama de más tropas a Afganistán, y no por los ladridos de unos canes que hasta pudieran parecer rabiosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies