García Montero a juicio por defender a Federico

ian gibsongarcia lorcafrancisco ayalaantonio muñoz molinagarcia montero

Algunos de los escritores vilipendiados por el profesor.

No vaya a creer el lector que el haber ocultado el apellido de Federico en el título es un ardid para atraer la atención. Ya saben que en España, en el mundo, el nombre de Federico, dicho sin más, nos remite a Lorca, de fama universal y hasta ahí  podíamos llegar: que dicho poético nombre fuese atribuido a cualquier culto  plumilla que tiene tantos adeptos y que, sorpresivamente, lleva varios días sin aparecer por aquí, aunque esté haciendo sobrados méritos para hacerlo, la actualidad manda con la civilizada sonora petición de sus derechos por parte de algunos cuerpos armados, que sí son todos los que están aunque  no estén todos los que son, todos los agraviados por el sistema retributivo, en comparación con otros cuerpos similares que tienen mejor soldada por trabajar en unas autonomías más sensibilizadas con estos trabajadores que el Estado con los que dependen directamente de él.

Pues bien el juzgado de lo penal de Granada, el nº 5, verá una demanda contra García Montero, con fama de izquierdista, a cargo de José Antonio Fortes que sostiene una teoría en la que afirma que Lorca tenia una ideología  fascista, opinión que no compartían, desde luego, en Granada cuando lo fusilaron en Víznar, y cuyo cuerpo ahora el juez Garzón pretende exhumar si lo dejan, pues hay una fuerte corriente en contra, dentro de la misma judicatura para que  no  realice ni esa ni otras exhumaciones e incluso la familia del poeta aparece  dividida ante la cuestión

El caso es que Fortes se siente injuriado en el artículo que García Montero escribió en El País en octubre de 2006 por lo que pide a Montero 60.000 euros (lo mismo que Gallardón a Losantos) por daños y perjuicios morales: este lo tacha de “profesor perturbado”.

Los alumnos no han sido citados como testigos aunque muchos afirman que Fortes mantiene una cruzada personal contra García Montero “al que ha llegado a acusar del suicidio de Javier Egea o que consiguió la Cátedra por sus trapicheos literarios” y está obsesionado con el escritor e incluso llega a insultar a los familiares, diciendo que la mujer del poeta, la escritora Almudena Grandes, es “la consorte”.Afirman que en clase se mete con García Montero y su familia, además de decir que “Lorca era un fascista y que le pegaron un tiro por maricón”. Frases ofensivas que también ha reproducido en alguna ocasión el irlandés Ian Gipson como salidas de la boca de algunos de los que asesinaron al poeta.

En el artículo escrito en El País afirma García Montero su esfuerzo por asumir la libertad de expresión de los demás, aunque los demás divulguen barbaridades pero que obliga a entrar en litigio, a batallar con valor en nombre de las propias razones y a denunciar sin pelos en la lengua los disparates que se presentan en público como opiniones libres: ”Soy contrario a limitar la libertad de expresión de los tontos indecentes, porque cualquier recorte puede abrir el camino a la censura injustificada y al control del pensamiento”.

Pero esta defensa de todo tipo de libertad de expresión obliga a dar la cara y a ser muy tajante de vez en cuando con las teorías de un profesor perturbado, según él, de la Universidad de Granada, José Antonio Fortes, que lleva años lanzando disparates sobre los alumnos y contra algunos de sus compañeros.

Sobre García Lorca:” reproducía formas ideológicas fascistas como poeta y como director populista de La Barraca. Así que a García Lorca lo mataron los suyos, los de su mismo bloque ideológico. Todo esto se afirma como verdad científica, en nombre de la Universidad de Granada.”

Pero no sólo arremete contra Lorca el demandante profesor, sino que otros granadinos ilustres o que se han formado allí, son atacados por Fortes:

Así opina que  el prólogo de Francisco Ayala a «La cabeza del cordero» es una prueba irrefutable de que el escritor granadino fue un aliado del fascismo español franquista.” Ni la toma de postura de Ayala durante la Guerra Civil, ni sus años de exilio, ni su obra inmensa en favor de la libertad y en contra de la dictadura, evitan que el escritor centenario sea tratado como un pequeño burgués tramposo, cómplice objetivo de la represión. “

O sobre Antonio Muñoz Molina: “Al escribir contra aquel memorable derrumbe del 11-S actuó como siervo del capital para justificar el terrorismo de Estado. Las opiniones de Antonio Muñoz sólo se comprenden por la deuda que contrajo con el poder a la hora de entrar en la Real Academia de la Lengua. “

García Montero sale en defensa de los dos anteriores y de él mismo:

“Parece que, al igual que Muñoz Molina también defiendo, con mis artículos en este periódico, el terrorismo de Estado. Tan peligroso soy que, según las últimas investigaciones de Fortes, causé junto a Álvaro Salvador el suicidio de nuestro íntimo amigo Javier Egea, quien no pudo resistir los pactos escandalosos que firmamos con el capitalismo para triunfar en la literatura. Quizá sea hora de que la Universidad de Granada ponga a este perturbado en su sitio. Sólo así salvaremos, con prudencia y con firmeza, la libertad de expresión.”

Oído todo esto, el profesor Fortes tendrá que demostrar ante su señoría la veracidad de todos estos asertos que han provocado que el autor de

Van a partirle el corazón.
Y arrastra
una cadena oscura
de pasiones heladas,
ese frío que cabe solamente
detrás de una palabra.

le haya llamado “perturbado”, quizá lo que más le haya dolido, aunque nadie está libre en estos tiempos, exactamente igual a los tiempos anteriores y a los que vendrán, de estar todos perturbados, puntualmente o para siempre.

7 comments

  1. Bueno, a mi que me expliquen como es posible que en verano del 36 García Lorca abandona la residencia de estudiantes de Madrid y va a parar nada más y nada menos que a Granada, que era ya por entonces zona nacional ( si es que por esas fechas ya se podían definir los frentes). La cuestión, abandona un Madrid totalmente republicano ( si es que la República subsistía en ese asfixiante verano madrileño) y va a Granada, donde los pistolerillos falangistas campaban a sus anchas. No lo entiendo…

    Cuando ve venir el percal se refugia en casa de su amigo Luis Rosales, poeta falangista y jefe local, hasta que una noche lo van a buscar , aún con la oposición de Rosales, para que horas más tardes un «valiente» paseara por las calles granadinas jactándose de «haberle hecho otro agujero en el culo de ese maricón».

    Yo no se si era fascista o no, pero no hay que olvidar que el fascismo ( si es que la falange era fascismo, Joseantonio decía que para nada…) o al menos el bando contrario, también tuvo su faceta poética, literaria, cultural…de tan calidad como lo fuera su antagonista. Pemán, Ridruejo, D´Ors´, Machado (Manuel)…

    Vamos,que es indudable que compartíria amistad con intelectuales afines a lo que luego sería «el Movimiento»…

    Por cierto, la familia es contraria a desenterrar los huesos, prefiere que siga enterrado en el campo de Granada.

  2. La verdad es que aquel verano Federico García Lorca fue siguiendo su negra suerte derechito al matadero…
    Seguramente no midió los riesgos porque ignoraría hasta qué punto era aborrecido en su tierra por quienes se lo cargaron tan rápidamente.
    Si llegan a saber la repercusión mundial que tuvo su muerte ya se hubieran guardado de eliminarlo.
    Después todas las teorías son válidas hasta la de que su desaparición en esas circunstancias magnificó su figura literaria.

  3. A lo mejor porque en Madrid se sentía igual de inseguro…allí se fusilaba a republicanos de derechas, de izquierdas pero católicos…
    Uno de las más brillantes figuras de la Reública, Melquíades Álvarez, fue asesinado no sé si en un asalto a la Modelo o en Paracuellos. (Hay una historia muy conmovedora sobre el anarquista Melchor Rodríguez, que detuvo las sacas a la Modelo, a su entiero allá por los 60 o 70 asistieron jerarcas del mundo franquista. Desde entonces se le conocía como el «Ángel anarquista», Carrillo no guarda buen recuerdo de él y lo asocia a la Quinta Columna)

    A ver si se comenta por este foro la interesante creación literaria de la posguerra.

  4. Nada me encantaría más pero para eso tendría que haber colaboradores tan bien informados como usted, muy interesado en saber lo más aproximadamente posible la verdad de las cosas, que está además de muy manipulada, sabiamente repartida entre todos: por mi parte estoy dispuesto a opinar sobre la creación literaria de la posguerra aunque la estética imperante entre los llamados escritores del Régimen sea muy diferente de la de los opositores de los que alguno que otro no caminó hacia el exilio, Dámaso Alonso, por ejemplo.

    Como quizá el post haya quedado muy favorable a la posición de García Montero es por lo que colgamos otra posición ante el debate que nos ha llegado por otra vía, todo en aras de la equidistancia.
    CARTA ABIERTA DE MATIAS ESCALERA ante el conflicto Fortes – García Montero
    Hola, a todos:

    Os envío el texto que he intentado remitir al diario Público, pero que sistemáticamente me ha sido rechazado (tal vez, por el atasco de la página correspondiente).Quien pueda hacerse eco del mismo, lo puede hacer, a su antojo.Se trata de la ofensiva que se ha desatado en los diarios de Granada y de tirada nacional contra José Antonio Fortes, en vísperas -sospechosamente- del juicio que tendrá lugar próximamente, con el señor García Montero de contraparte.Más allá, o más acá, de la opinión que podamos sostener acerca de las tesis de José Antonio Fortes, hay prácticas que no debemos consentir, ni contra José Antonio Fortes ni contra nadie, pues el siguiente podemos ser uno de nosotros.

    Matías Escalera

    Matías Escalera escribe:
    Las ideas con ideas se combaten, y lo demás, utilizar la posición de clase y de fuerza para anular aquellas de las que se disiente, es un comportamiento objetivamente autoritario, cuando no fascista; esa fue la columna vertebral de mi respuesta en MLRS, hace unos meses, al artículo aparecido en la edición de el diario El País de Andalucía firmado por el señor Montero, sobre los supuestos agravios que el profesor Fortes le había hecho a él y a su familia, y en el que pedía su expulsión de la Universidad.
    La campaña de difamación del profesor Fortes, de la que lamentablemente se hace eco el diario Público (mediante el suelto, superficial, manipulador y artero, del señor Ángel Munárriz) confirma aquella impresión que tuve, cuando contesté el susodicho artículo. El señor García Montero ha puesto en marcha, de nuevo, ante el juicio inminente, todo el peso de su posición y fuerza de clase contra su compañero de departamento, tratando de influir, previsiblemente, en los jueces que juzgarán el caso, que no es por defender al pobre Lorca (y digo «pobre» por la calidad y maña de los «defensores» que le han tocado en suerte); sino por, según tengo entendido, afrenta pública a su compañero.
    Los viejos señoritos andaluces no han muerto, simplemente se han reubicado dentro de los campos político, académico y cultural.
    Y para aquellos que quieran saber qué es lo que piensan verdaderamente los alumnos del profesor Fortes, que lean la respuesta que sobre su interpretación de la figura y obra de Lorca publicaron en la revista digital Youkali, en aquel entonces.Lamento sinceramente que Público se haga eco, sin contrastar las opiniones, de esta campaña de desprestigio de un investigador que en su propio periódico ha sido citado elogiosamente por colaboradores de reconocido prestigio, no hace además muchas fechas.Creo que deberían dar ustedes al profesor Fortes la oportunidad que el señor Ángel Munárriz en su suelto le ha negado.
    Atentamente
    Matías Escalera Cordero

  5. Ese tio de la foto no es Ayala!!

  6. Bueno, y el otro no es Montero.

    De todas formas, llevar todo esto a juicio me parece un despropósito. Hubieran debido arreglarlo a tortazos, que a Lorca le metieron en el medio de sus diatribas personales.

  7. Efectivamente, son Gibson, Lorca y Muñoz Molina. Las fotos de Ayala y Montero se han borrado y sólo ha quedado el nombre.
    Gracias por avisar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies