Los delirios de Mas y el artículo 155

 

Contra la ofuscación de este indigno representante del Estado en la autonomía catalana existe un remedio muy eficaz que hasta ahora no han sabido aplicar los dos últimos presidentes de a democracia: Zapatero y Rajoy. El primero llegó a afirmar que daría por bueno todo lo que viniera de Cataluña y el segundo, el rey del plasma, hasta ahora ha sido partidario de que el proceso independentista se cueza en su propio jugo, en la certeza de que los tiempos en Europa no van por ahí. Hoy, ante lo que se está preparando de una forma grotesca el próximo 27 de septiembre, se ha aventurado a decir, arropado por la primera ministra polaca, Eva Kopacz:: «No va a haber independencia de Cataluña; no la va a haber. Y, además, Cataluña no se va a ir de Europa«

¿Llegará a aplicar el Artículo 155, de la Constitución Española que dice:

  1.  Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.
  1.  Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas?

Quien lo sabe. Hemos de tener en cuenta que  estamos ante alguien sin los redaños que tuvo en su día la desaparecida Margaret Thatcher o la inefable Angela Merkel.

Se ocupa del asunto con la acidez que lo caracteriza el blog EQM:

¿Hasta cuando, Mariano?

«Dice Junqueras que procuran colarle goles al Estado. No le llama golpes por una ‘p’. Llevan años así, aprovechando una conjunción planetaria que ya hubiera querido la Pajín para su adorador arruinador ZP.

Fíjense vds: un Mariano manso, muy manso. Un Pedrito analfabeto perdido. UnPP catálan y un PSC hundidos de tanta vaselina usada en favor del nacionalismo.

Nuestro aún Presidente del Gobierno de España, Mariano, reclamando hoy, por enésima vez, “prudencia, sensatez, moderación y sentido común” al Arturo Mas, sigue dando por buena una estrategia consistente en dejar pasar el tiempo, ya años, desde el 11 de septiembre de 2012, sin que le importe un comino el daño, coste social y económico, que tal permanente desafío, tensión, está suponiendo a la seguridad jurídica, a los mercados, a las inversiones, a la imagen de España, a su propio partido, y, sobre todo, a unos españoles y, particularmente catalanes, que están ya de vuelta ante cualquier esperanza de que, por ejemplo, el Estado les garantice el cumplimiento del principio de legalidad, la educación deseada para sus hijos o un modelo de Estado claro y estable.

Muchos, desde la vergüenza en los inicios del proceso independentista, hemos pasado a la sensación más profunda de asco e impotencia.

Porque eso es lo que produce tener que convivir con dos procesos saturados de cobardía e indignidad: este que comento hoy y el proceso de paz del País Vasco«

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.