Rufián

 

Son los nuevos políticos: unos quieren asaltar los cielos cuando su vuelo se limita al vuelo bajo y rasante de las gallináceas… Al final se van deshaciendo como los azucarillos en un vaso de agua.

Otros, como el joven al que dedico el post, pretenden volar y violar la soberanía nacional que reside en la Carrera de San Jerónimo. Claro que su osadía es permitida por la inacción de los políticos inanes que tenemos la desgracia de haber elegido entre todos. Pero esa es la grandeza de la democracia que da voz tanto a los mindundis como a los embusteros compulsivos que pretenden que el pueblo cada mañana comulgue con ruedas de molino.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies