Las delicatessen de tele 5

me cambio de familia

 

 


Las nuevas exquisiteces
de Tele 5 vienen ahora de la mano de Cuatro, que, una vez que  fue engullida, está a la altura de su nuevo patrón al que incluso supera en estridencias . Qué lejos quedan los tiempos en que Iñaki Gabilondo presentaba las noticias de la Cuatro. El último invento ha sido con el programa Me cambio de familia: la semana pasada consistió en introducir  una vegetariana en casa de un carnicero, la misma a la que   violentaron  los carnívoros introduciéndole un tanto abruptamente, vía tenedor, un trozo de carne asada de codorniz.

Ahora  han subido el listón: han colocado en el domicilio de un torero a una peluquera canina y defensora de los animales. ¿Resultado final? Así lo describe Ferrán Monegal:

“El momento cumbre lo han reservado para el final, cuando han reunido a las dos parejas y las han enfrentado. ¡Ah! El torero ha dado la nota perfecta. Es, por lo visto, lo que esperaban de él. Amenazante, y violento, le decía a la peluquera: «Guarra, tú no sabes ni freír un huevo. Yo tengo una mujer bandera. Sabe hacer de todo. Hace la comida, lava, limpia, plancha y lleva su casa»; y al marido le soltó, haciéndole un corte de mangas: «Guarro, gilipollas, maricón, chulo de mierda» y allí no pasó una desgracia porque el camarero del restaurante había retirado, con buen criterio, los cuchillos y los tenedores de la mesa”.

Tele 5 continúa exprimiendo la figura de Belén Esteban. En esta ocasión la ponen de “voyeur”: a  la Flor de San Blas, ahora la Dama de Paracuellos, -siguiendo el relato de Monegal- ”la han llevado a mirar penes al Bagdad y luego a charlar con la virtuosa señora Rius, la veterana madame de Barcelona. No sabemos si Belén ha aprendido algo como voyeur en esta excursión por la carnal metafísica del bidet. A juzgar por sus simples comentarios, poco. No es este el posturismo idóneo para ella. Ahora le están preparando un nuevo belenazo, a base de «¡Belén y Fran se separan definitivamente! ¡Tenemos los papeles del divorcio!». ¡Ahh! Ese es su terreno. Su hábitat ideal. Lo borda”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies