En la Nochebuena

Alfonso Valencia 24 Diciembre, 2016 0

.

Feliz Navidad para todos los habitantes de la tierra, sobre todo para los que son nuestros compatriotas, en los que se incluyen los que lo son por necesidad, huyendo de la guerra y del hambre y a los que hay que dedicar todos los esfuerzos posibles, y sin olvidar, desde luego, a los millones de españoles que se encuentran en paro o a los que no llega ningún tipo de ayuda y que están en la más absoluta de las miserias.

Esta situación es la que describió anoche un oyente de la cadena SER, desde San Sebastián, en el programa ‘Hablar por hablar’, según se puede oír en mp3, 41:39-46:04:



“Quería…no es ninguna denuncia ni mucho menos… per sí dar un baño de realidad quien corresponda… estamos en una situación económica… porque no tienes ayuda de ningún tipo, en ningún sitio… estamos en una situación tan degradante que el problema no es ya que lo suframos nosotros los adultos… el problema es que lo sufren nuestros hijos… y no podemos hacer nada… nada… para contrarrestar eso… porque no hay trabajo… no tienes posibilidades de luchar… y con tres hijos a tu cargo… pues… es una pena que en el 2016 haya gente pasándolas tan canutas y tan mal… que te llegan a cortar hasta la luz… he tenido que acudir a Cáritas para llevar un plato de comida a mis hijos… esto va fatal así… hasta para delinquir hay que valer… yo no sirvo para delinquir… pero es una desesperación total… total… estás en una situación que no puedes luchar… qué vas a hacer… qué puedes hacer… qué puedes hacer… no puedes hacer nada!… nada!… no te contratan… no te contratan… y mi vida laboral ha sido… tengo un currículum bastante, bastante decente… he hecho ya de todo… lo habido y por haber… llevo desempleado va a hacer tres años… tres años… y tengo tres críos… una cría de 17 años, otra de 13 y un chaval de 5… y ahora, con esta movida de la Navidad… bueno, eso ya te pudre los hígados… no porque la gente no quiero yo que disfrute… sino porque es algo tan, tan efímero… y tan, tan… irreal… ves a la gente comprando, tan estresada… pero, señores, que no es eso, que no es un día… lo que hay que hacer es poner las cartas sobre la mesa… y decir, bueno, a ver, cómo podríamos solucionar… que dieran trabajo… trabajo… y posibilidades… eso sería lo ideal… y nada más… eso era lo único que quería decir… quiero trabajar como se ha hecho toda la vida…”