Javier Marías: Mourinho y Florentino, en su punto de mira

Alfonso Valencia 6 Febrero, 2012 6

florentino-mourinho

javier marias

 Vamos a pasar de puntillas sobre lo que dice ‘The New York Times’ sobre el juez Garzón, a quien considera un “eco perturbador del franquismo”: “Juzgar a Garzón es una ofensa contra la justicia y la historia“, defendiendo su absolución (ya sabe la caverna a dónde dirigir sus dicterios)

Pasemos de puntillas sobre aquella opinión de  Javier Cercas sobre la conducta del rey antes del golpe de Estado del 23-F: “no fue en absoluto ejemplar”, que “cometió errores, frivolidades, irresponsabilidades”  y la de un año después el periódico alemán Der Spiegel‘ que afirmando que el monarca sintió simpatía por los golpistas (un cable del embajador alemán en Madrid en 1981 revela las impresiones del monarca tras la asonada)

O sobre que el TAS le mete dos años de sanción a Alberto Contador a pesar de no poder probar su dopaje y de que Arancha Sánchez Vicario vaya clamando por televisiones y revistas que los más de 45 millones de eurazos, ganados durante su larga carrera, se le han esfumado, culpando a la familia.

Todo lo anterior son minucias en comparación con la preocupación futbolera de Javier Marías, que achaca su pérdida de ilusión por el fútbol al financiero Florentino Pérez y a Mourinho a partes iguales en “De cómo M y F me han quitado del fútbol”. Y no es la primera vez que el autor de ensayos y novelas de tanto éxito, la última y que corresponde a un regalo navideño “Los enamoramientos”, se ocupa de estos dos próceres:

 http://sociopolitica.com/deportes/javier-marias-vs-mourinho:

 “Florentino Pérez será un lince para sus negocios, qué duda cabe, pero está demostrando ser un hombre poco inteligente, para haberse entregado a un chamán de feria como Mourinho, alguien mucho menos inteligente aún que él. Un individuo que no sabe de fútbol y al que el Madrid le trae sin cuidado, que no tiene reparo en traicionar su centenaria tradición y en arrojar sobre él una mancha que se hará difícil borrar”



Al año, y a pesar de que el Madrid le saca 7 puntos al Barça, el equipo de su pareja –seguramente ahora sus relaciones con la mismas se habrán “tensado” de nuevo- vuelve donde solía:

“Mi pareja es barcelonesa y muy del Barça, y durante años, cada vez que había un enfrentamiento entre su equipo y el Real Madrid, nuestra buena relación se veía momentáneamente en peligro. Alguna ocasión ha habido en que hemos evitado hablarnos un día o dos, hasta que se hubiera disipado el mal humor de quien hubiera saboreado la derrota, sobre cuya justicia o injusticia solíamos discrepar, como es natural. Eran fechas delicadas. Ahora ya no lo son, y me parece que ella echa de menos la antigua tensión, los viejos piques, tengo la impresión de que se divierte menos sin ellos, pese a los enfurruñamientos pasajeros a que daban lugar. “Hace mucho que no te concentras antes de los partidos”, me reprochó hace poco, justo antes del de ida de los cuartos de final de Copa, en Chamartín. “No es culpa mía, sino de Mourinho”, le contesté. “Con él ya sé lo que va a pasar”, y le pronostiqué un 1-2, de la misma manera que en el anterior choque de Liga le había vaticinado un 1-3. Ambos resultados se cumplieron, quizá debería jugar a las quinielas o apostar en Internet”

“Sí, hace tiempo que no me “concentro” antes de los partidos, porque me cuesta anhelar la victoria no del Madrid, sino de quien se va a apropiar de ella si se produce, y con ella se va a fortalecer. Mourinho, lo habrán notado, habla sólo en primera persona de singular: “He ganado títulos en cuatro países …”, “He obtenido tantas Ligas y tantas Copas de Europa …”, como si él hubiera saltado al campo y los jugadores no contaran en absoluto. Es obvio que sólo le importa su palmarés personal, nunca el de los clubs que lo contratan, meros soportes suyos. A mí no me cabe duda de que sus pasados triunfos han sido a pesar de él, por la bondad de los futbolistas o por casualidad (del mismo modo que fue una casualidad que Grecia ganara una Eurocopa, hace no demasiados años, prueba irrefutable de que el azar también interviene en este juego, como en todos)”

“ Mourinho resulta involuntariamente cómico, lo peor que le puede ocurrir a quien se tiene a sí mismo en un altar. Según crónica de Diego Torres en este diario, la cabeza visible del actual Real Madrid (no lo es Florentino, rebajado a Presidente más pusilánime y agravioso de la historia del club) acusó a su plantilla de haber vuelto en mal estado de forma de las vacaciones navideñas, de haberse dedicado a viajar y a comer en casa de los padres, los abuelos y los tíos, y la amenazó con denunciar en público a los culpables: “Daré los nombres a la prensa”, les dijo. Si aún les queda algo de sentido del humor en medio de tanto avinagramiento, me imagino que los futbolistas se debieron de tronchar de risa. “Huy qué miedo, mira cómo tiemblo”, pensarían todos y cada uno. Lástima que Mourinho no cumpliera su amenaza, porque habría sido de traca verlo sacar una lista y enumerar, por ejemplo: “Cristiano ha volado a las Maldivas y se ha atiborrado de turrón; Casillas fue a cenar con padres y primos y se excedió con los piñones; Ramos ha bailado en Triana y se hartó de pavo con sus abuelos”.

Sí, definitivamente Mourinho es pueril, por no decir el adjetivo que todos ustedes tienen ya en la cabeza. Arrastra por los suelos la imagen del Madrid, embrutece a los jugadores, los obliga a comportarse como desalmados y a jugar mucho peor de lo que saben, los tontifica y los envilece. Entre él y su valedor Florentino -más bien ya su criado-, no me han quitado del fútbol (el título es una exageración), pero sí me han privado de la pasión por mi equipo. Y sin pasión, créanme, se evaporan tres cuartos del gusto y de la diversión. A este paso serán también los culpables de que mi pareja me considere un sin sangre y un soso. Otra cosa más que nunca les perdonaré”