Apuntes en la jornada de reflexión

candidatos del 20-N

 A juzgar por los temores de los abajo citados se podría decir que tienen tendencias izquierdistas. Como compensación también se muestran los temores y deseos de Hermann Tertsch.

Bop Pop

“Virgencita del cambiazo, que me quede como estoy y que mañana en la calle Génova nadie cante a gritos: “Maricones, lo vuestro no son bodas, lo vuestro son uniones”. Santísimo mártir del estampado de los Versace&M, que después de pasarnos por encima el rodillo no nos vayan a querer también de rodillas. Bendita señora del plazo incorrupto del crédito hipotecario, que no nos cambien el 15-M por una eme bien grande. Santa Ocaña de Arco, Emperatriz de las Emperatrices de la Plaza Real, no nos dejes caer en la tentación de abandonarnos al síndrome de Estocolmo y líbranos del mal que nos van a hacer estos años marianos que se nos avecinan si nadie impide mañana lo que parece inevitable. Beato José María Ruiz-Mateos y Jiménez de Tejada, Marqués de Olivara, apiádese de nosotros y háganos llegar algunas de esas barricas de brandy que le prometió usted por carta hace meses a don Emilio Botín, a quien seguro que no le van a hacer tanta falta como a nosotros, con la que se nos viene encima. Amen. Sin tilde. Los unos sobre los otros.

Arturo González:

El 20-N, pasado mañana, le va a tocar el Gordo al PP, y el 22-D aún no se sabe a quién, pero han aumentado el primer premio a 400.000 euros por décimo. A pesar del muy escaso número de probabilidades, yo creo que la gente confía más en que le toque el Gordo que no que el PP vaya a arreglar lo de la crisis. Porque con la ensoñación de qué haríamos si fuésemos agraciados disfrutamos muchísimo más que con los tenebrosos recortes que anuncian las lugartenientes Cospedal  y Aguirre. Con la primera seremos virtualmente felices durante un mes, y con las segundas tendremos que atarnos los pantalones con un cordel porque ya no nos quedan agujeros en el cinturón. Eso sí, los ricos, como se sabe, usan tirantes.

Gran Wyoming

“A un día de las elecciones, algunas cosas se van concretando. Dolores de Cospedal, de la que Rajoy el moderado tiene la mejor de las opiniones, nos cuenta que las decisiones que tomarán si gobiernan sacarán a la gente a la calle. Ejerce de nuevo ese cinismo tan característico en ella, como cuando se llamaba lideresa del partido de los trabajadores; cuando se quejaba de lo que cobran los políticos, antes de publicarse que era la que más cobraba, más que Zapatero; o cuando acusaba al Gobierno de practicar métodos nazis por utilizar detectives privados para perseguir a sus compañeros de partido, descubriéndose, más tarde, que había sido su propio partido el que los había contratado”

Javier Vizcaino

“Alegren esas caras, que mañana a las ocho y un minuto de la tarde ya sabremos si nos toca susto o muerte. “Fin de la pesadilla, duro amanecer”, celebra entre dientes Hermann Tertsch en ABC. Y añade: “Tenemos la oportunidad de abrir un nuevo capítulo de nuestra historia y dar una lección a todo el continente”. ¡Claro que sí! Con una frase que bien podría haber sido rescatada de un ejemplar del vetusto diario de julio de 1936, el editorialista amartilla: “La tarea es hercúlea, pero nadie va a hacer por nosotros aquello que nosotros mismos hemos de hacer”

Vamos, que se van a enterar estos gabachos y cabezacuadradas de lo que vale una peineta y una mantilla. Lo dice —asociación de ideas— María Dolores de Cospedal en El Mundo: “Mariano Rajoy no está dispuesto a recibir órdenes de Europa ni de nadie”. Unas páginas más allá, Federico Jiménez Losantos urge al cirujano de hierro a comenzar a salvarnos: “Rajoy debe empezar a gobernar de hecho el 21 de noviembre; y de Derecho, cuanto antes. ¡Ah, si hubiera sido el año pasado!”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.