El conde de Foxá, el numen de Alfonso Ussía

 Eso es lo que parece al menos en cuanto a los versos satíricos y eróticos con que de vez en cuando nos obsequia Ildefonso María Ciriaco Cuadrato de Ussía Muñoz-Seca, más conocido como Alfonso Ussía, que, al parecer ha hecho durante este puente de Todos los Santos un largo periplo que va de  Cataluña a La Montaña pasando por Burgos y Soria, en coche, por la cantidad de  “fantasmas estéticos” que lo han visitado de nuevo, lo que no le ha impedido, en medio de la lluvia “leer y de cuando en cuando alzar la vista para seguir disfrutando del espectáculo del agua”

 Y tenía en sus manos un “librillo de poemas satíricos inéditos” del que le ha llamado la atención, ahí sale el escritor burlón,  que lleva dentro una descripción del señorito andaluz, tópico y típico, de principios del siglo XX, de Pemartín,  primo de José María Pemán :«Tengo mucho de lord y de gitano./ Aunque a veces blasfemo, nunca miento./ A una monja rapté de su convento/ y de diez Hermandades, soy Hermano./ Es mi capa, la capa más raída,/ y mi frac es el frac más elegante;/ con todas las mujeres soy galante,/ aunque a veces le pego a mi querida./ A un marqués extranjero, mi pistola/ defendiendo el honor de una española/ dejó muerto en el patio de un castillo./ Y en los jardines de una venta maja,/ a un gitano tendí con mi navaja,/ discutiendo no sé qué fandanguillo», fuente a su vez de inspiración de Agustín de Foxá  Torroba, III conde de Foxá y IV marqués de Armendáriz, ¡vaya dos pedazos de aristócratas han visitado hoy un humilde blog- poeta, novelista, periodista , académico de la Lengua y diplomático español de ideología falangista, que estuvo al lado desde sus inicios del golpe militar contra la II República, aunque el reconocimiento del gran público le llegó con la que es una de las grandes novelas sobre la Guerra Civil española, Madrid, de Corte a checa, estando además presente en el momento en que, junto a otros intelectuales falangistas como Rafael Sánchez MazasDionisio Ridruejo o  José Antonio Primo de Rivera, se redacta el himno de Falange, el Cara al sol.

 Pero lo que ha llamado la atención de don Alfonso no es su elaborada poesía sino más bien otro aspecto de su personalidad como su ingenio para la sátira, del que  es una muestra el soneto a Celia Gámez, o sus abundantes boutades y agudezas verbales como afirmar del Frente de juventudes : «Son unos niños vestidos de gilipollas mandados por un gilipollas vestido de niño» El mismo se retrata:

 “Gordo; con mucha niñez aún palpitante en el recuerdo. Poético, pero glotón. Con el corazón en el pasado y la cabeza en el futuro. Bastante simpático, abúlico, viajero, desaliñado en el vestir, partidario del amor, taurófilo, madrileño con sangre catalana. Mi virtud, la imaginación; mi defecto, la pereza. Soy conde, soy gordo, fumo puros; ¿cómo no voy a ser de derechas? Todas las revoluciones han tenido como lema una trilogía: libertad, igualdad, fraternidad fue dela Revoluciónfrancesa; en mis años mozos yo me adherí a la trilogía falangista que hablaba de patria, pan y justicia. Ahora, instalado en mi madurez, proclamo otra: café, copa y puro”

 El soneto a Celia Gámez, sin embargo me llega a través de José Mª Izquierdo, al que extraña que a Ussía le guste un fascista –y chocarrero cuando se lo pedía su aristocrático desdén- como Foxá… “ Y dice [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE]:

 «En la directa brusquedad de Pemartín se sostuvo Agustín de Foxá para escribir su soneto a Celia Gámez, por la que sentía muy limitadas simpatías. Algo le pasó con doña Celia, ahijada en España y en el día de su boda del general Millán-Astray, fundador de la Legión. Nadie se atrevería hoy a escribir unos versos algunos imperfectos y con la métrica caprichosa de Foxá, como los que regaló don Agustín a la estupenda argentina

 ‘Tú, que naciste en las porteñas hampas/

 y del amor conoces los oficios,/

oh vieja zorra de las anchas pampas/

que enamoras marqueses pontificios./

Tú, que cantas esos tangos con ojeras

repletos de memeces argentinas

y tratas a señoras tortilleras

 y confundes ‘Meninas’ con mininas.

  Los prognatas toreros que complicas

 por tí se tornan en babosos toros.

 Vas al teatro con señoras ricas,

y estrenas obras con cretinos coros

escritas para ti por los maricas

 que sueñan con los culos de los moros”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies