El salafismo quiere llevar el uso del burka al Tribunal Constitucional

musulmanes rezando en LLeida

No estamos en una calle cualquiera de Rabat, Kabul o Basora antes bien la escena en que se ve a bastantes fieles orando a la manera musulmana es una calle cualquiera de una ciudad española, en este caso  Lleida, aunque, eso si, en las aceras y no en la calzada ya que de esa manera interrumpirían el tráfico rodado lo que seguramente obligaría a los municipales ilerdenses a intervenir, talonario de multas en la mano, actividad en la que en ocasiones demuestran excesivo celo.

Pero no, no apareció ninguno por allí y el acto de orar en la vía pública en vez de en las mezquitas ad hoc se pudo celebrar, pudo llevarse a cabo como un acto de protesta por haber sido Lleida  la primera ciudad que prohíbe el velo integral .

Y no es ninguna casualidad el acto porque “la mezquita de la calle del Nord de Lleida, la que alberga un mayor número de fieles, está dirigida por Abdelwahab Houzi, un imán que predica la doctrina salafista más radical y que ha lanzado en sus sermones soflamas incendiarias contra la cultura occidental  protagonizado en los últimos años numerosos enfrentamientos con su comunidad y con el vecindario”. Este imán, que tiene en su currículo denuncias por malos tratos y poligamia por su segunda esposa española, defiende el uso del velo integral porque no discrimina a las mujeres.

Y esto no es un caso aislado porque once mezquitas de Tarragona y Barcelona, lideradas por imanes fundamentalistas, llevarán la prohibición del velo integral a los tribunales por inconstitucional, estando a la cabeza de este movimiento la comunidad islámica de Reus, el principal bastión fundamentalista y donde en los próximos días se prohibirá que las mujeres lleven burkas y niqabs.

Un musulmán moderado, de nombre Yusuf, se ha permitido destacar: “Tenéis putas en la calle y os incomoda que la mujer se tape la cara”. De momento, las rameras pueden pasear libremente ejerciendo su, para algunos, denigrante oficio pero no corren el riesgo de ser lapidadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.