El Cuco en el caso de Marta del Castillo

Alfonso Valencia 7 septiembre, 2011 1

el cuco


En el día de hoy, y camino de los tres años de su desaparición y posible muerte, el caso de Marta sigue siendo un misterio además de un fracaso estrepitoso tanto de la policía como del poder judicial que se ven impotentes para acabar de resolver un caso en el que han participado unos delincuentes inexpertos de los que solo uno, Miguel Carcaño, permanece en la cárcel.

Decíamos en febrero des este año, cuando comenzó el juicio del Cuco, que este, a pesar de haberse autoinculpado en varias ocasiones –se le dio a oír y ver sus propias palabras y la reconstrucción de los hechos- ha dicho que es inocente, que él nada tuvo que ver con la supuesta muerte de Marta del Castillo ni sabe dónde está su cuerpo. Si se declaró culpable en al menos tres ocasiones se debe a las presiones policiales y para “evitar represalias contra su madre” . Al comienzo del juicio  se enfrentaba a una pena máxima de 8 años por su presunta participación en la violación, posterior muerte y ocultamiento del cadáver de Marta del Castillo.

También tuvimos ocasión de escuchar las palabras de Inmaculada Torres, abogada de la familia de Marta, en las que, refiriéndose a las escuchas telefónicas de sus conversaciones desde el reformatorio:

“Más que palabras duras, lo doloroso había sido escuchar cómo el menor que se suponía amigo íntimo de la joven asesinada no demuestra compasión por la familia de Marta ni ninguna pena por lo que le pasó a su amiga”. “Le dice a su madre que se ponga en contacto con la familia de Samuel, pero no con la de Marta de la que habló una sola vez: al contarle a su madre que en el centro de menores le han encontrado una cuchilla escondida en un zapato, cuando le dice: “siempre me estoy metiendo en líos, primero el follón de la Marta y ahora lo de la cuchilla”.

Muestra más sentimiento por un perro que por Marta,  pregunta mucho por la mascota de la familia en esas conversaciones y habla con el perro por teléfono, pero nunca menciona a Marta, algo que resulta incompatible con la amistad y el cariño que decía tener por la joven, en cuyas labores de búsqueda tampoco participó, sino que “desapareció” durante unos días”,”el menor hablaba “lloriqueando y haciéndose la víctima, porque es su forma de hablar”

Unos meses después, Francisco Javier García, conocido como ‘El Cuco’, mantiene su completa inocencia en relación a la desaparición y asesinato de Marta del Castillo y asegura que los investigadores del Grupo de Menores no han podido demostrar lo contrario. Ha dicho en Antena 3: “Si en cerca de tres años no han sido capaces de demostrarlo, por algo será” “mi confesión inicial se debió a que los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que me detuvieron e interrogaron llegaron a amenazarme con actuar contra mi madre y que sólo por eso me  autoimpliqué” “De buenas a primeras, que si tú no has tenido nada que ver, que quién está a cargo del coche, ¿tu madre?, pues a tu madre la metemos dentro”, cuenta que le dijeron los policías mientras estuvo en la comisaría, “ese fue el peor error de mi vida pero en aquel momento habría sido capaz de decir que tenía “escondido a Bin Laden debajo de la cama”

A pesar de de haber sido absuelto de la violación y asesinato de Marta -día 27 de este mes se verá la apelación contra la sentencia que absolvió – y condenado por encubrimiento ha afirmado que su implicación “me ha robado tres años” de la infancia y su inocencia”

Ante esto, Antonio del Castillo ha manifestado que “miente descaradamente” al negar su participación en los hechos:  tiene la lección bien aprendida y únicamente ha repetido como un papagayo lo que su abogado -Fernando de Pablo- le habrá dicho que diga”.” El Cuco ha concedido esta entrevista para infundir pena y ablandar el corazón de los españoles”, “también miente al decir que apenas sale de casa desde que le dieron la libertad pues me consta que sale, que va a casa de Samuel y viceversa”.”el menor está defendiendo su inocencia basándose para ello en la sentencia dictada por el juez de Menores, quien  tiró por tierra todo el trabajo policial”.